Las parejas casadas que lo deseen ya pueden tener un tercer hijo en China. Así lo ha anunciado el Gobierno de Pekín, que ha propuesto el cambio más radical en su política de natalidad de los últimos cinco años. Se trata de una medida que pretende mitigar el envejecimiento de la sociedad asiática. Tras el abandono de la política del hijo único en 2016, no se consiguió evitar la caída del número de nacimientos, por lo que Gobierno trata de impulsarlos con esta medida más revolucionaria.

Aumento de personas mayores y descenso de natalidad

Grandes expertos aseguran que la relajación de la política de natalidad china es una de las posibles soluciones al problema. El último censo publicado refleja un aumento en la proporción de personas mayores respecto a la gran caída de los nacimientos. Sin embargo, hoy en día, son muchos los ciudadanos chinos que no desean tener más de un hijo, si es que quieren tener descendencia. Algunos de los motivos que avalan esta decisión son el poder terminar y consolidar sus carreras, el alto coste de la educación o las dificultades para comprar una vivienda.

Política del hijo único: ¿Problema o solución?

La política del hijo único se aprobó en China cuando esta sociedad alcanzaba los casi mil millones de habitantes. De esta forma, se conseguiría evitar un supuesto exceso de natalidad que pusiera en riesgo el despegue económico. A pesar de las críticas recibidas en cuanto a los abortos, las autoridades aseguran que se evitó el nacimiento de 400 millones de personas. Asimismo, supuso un desequilibrio poblacional entre niños y niñas, que se traduce en un desequilibro de 35 millones de varones más que de mujeres. La tendencia habría sido, a la larga, una menor apetencia por tener hijos a medida que la sociedad prosperaba.

La nueva medida del tercer hijo en China es anunciada después de que el censo chino arrojara luz sobre el desafío demográfico al que se enfrenta el país. A pesar de que superó los 1400 millones de personas, el ritmo de crecimiento en los últimos diez años sigue siendo el más bajo desde que se impusiera la política del hijo único. Se prevé que la población comenzará a disminuir en los próximos años

El rápido envejecimiento de la población china amenaza con convertirla en una sociedad anciana. En los últimos 40 años, el éxito de China estaba basado en una fuerza laboral joven y de salarios bajos. Estos hacía que las fábricas fueran muy competitivas. Hoy en día, el país afronta una escasez de mano de obra. Además, la OMS augura que en 2040 los mayores de 60 podrían alcanzar el 28% de la población.

Alba Canovaca

Alba Canovaca

Periodista. Comunicando y aprendiendo de todo a mi alrededor. Involucrada en el periodismo social.