La Agencia Europea del Medicamento ha aprobado este viernes en rueda de prensa el uso de Pfizer en menores de 12 a 15 años. Así lo ha anunciado tras constatar que es segura y eficaz también en este grupo de edad. «La autorización es la misma que para el resto, con dos dosis», ha explicado este viernes la EMA en rueda de prensa. 

En relación con la aplicación de la segunda dosis, explicaban que «la recomendación habla de 3 semanas, pero en los ensayos clínicos hubo hasta una ventana de 42 días, con lo que podemos considerar que el hecho de que la segunda se pueda prolongar hasta 42 días, no sería una desviación de la recomendación. Si la propuesta fuera más de 42, sí podría serlo. Pero dentro, no un gran problema».

Una tercera dosis es el asunto que está sobre la mesa. «No sabemos aún cuándo habría que dar una tercera dosis», dicen. «Tenemos que ver las pruebas en el mundo real, sólo esto nos dará datos sobre cuándo dar una tercera dosis, y si es un tradicional booster (recuerdo), o tiene que incluir respuesta a las variantes. Es muy prematuro. Hay que ser cuidadoso».

Esta autorización está basada en un ensayo clínico realizado por Pfizer en EEUU en el que participaron más de 2000 menores entre 12 y 15 años. En este intervalo la vacuna mostró un 100% de eficacia y una respuesta receptiva de anticuerpos. Asimismo, la inyección fue bien tolerada e incluso se superó la eficacia demostrada en jóvenes entre 16 y 25 años.

Inmunizar a niños y bebés

Pfizer ya ha comenzado sus estudios para avalar la seguridad de la vacuna en menores de entre cinco y once años, pretendiendo extenderla hasta los bebés de seis meses. Esta necesidad de inocular a niños y adolescentes ya había sido discutida por distintos líderes europeos en la pasada cumbre en Bruselas. La Comisión ya ha firmado un contrato con Pfizer medaiente el que adquirirá 1800 millones de dosis entre 2021 y 2023 para la Unión Europea.

‘Megacontrato’ con Pfizer

El acuerdo de compra de la UE al laboratorio estadounidense incluye 900 millones de dosis garantizadas. Así, las otras 900 millones de dosis serán con opción a compra. El 10% de estas dosis (180 millones) le corresponderán a España.

Estas dosis que se adquirirán por parte de la UE no pretenden ser sino un refuerzo a las que se recibirán anualmente. Además, se pretende fabricar antídotos adaptados a la posibles variantes del virus y que las vacunas por sí solas no sean capaces de controlar. De igual forma. los estados miembros podrán donar sus vacunas sobrantes o venderlas a precios más bajos en países pobres.

La UE ha decidido llevar a cabo este contrato con Pfizer porque, hasta ahora, es el único laboratorio que ha cumplido todos sus compromisos de entregas. Además, también ha conseguido suplir los fallos de otras farmacéuticas.

Deja un comentario