El Gobierno español está llevando a cabo un ensayo clínico, Combivacs, en el que se estudian los efectos y la seguridad de combinar dosis de diferentes vacunas contra el COVID. En este caso, se estudia la combinación de Pfizer a personas que ya han recibido una dosis de AstraZeneca. Este ensayo puede provocar que los efectos leves pasen a moderados, según el estudio Com-COV dirigido por la Universidad de Oxford.

El estudio muestra que las personas que reciben una dosis de cada una de las vacunas, Pfizer y AstraZeneca, sufren un aumento en la frecuencia de síntomas. Además, estos pasan de leves a moderados.

No obstante, las reacciones que aparecieron en las personas que recibieron una dosis de cada una de las vacunas, fueron de corta duración.

El estudio para combinar vacunas COVID: Com-COV

830 personas se presentaron de manera voluntaria en Inglaterra para llevar a cabo el ensayo. Las personas, de 50 años o más, recibieron una de las cuatro combinaciones posibles para así estudiar los diferentes resultados. Así, se inocularon: primera dosis AstraZeneca, seguida de Pfizer o de la misma vacuna; y una primera de Pfizer, seguida de AstraZeneca o Pfizer.

Ya en abril los investigadores ampliaron este proceso para incluir otras vacunas como las estadounidenses Moderna y Novavax, en un estudio que sería nombrado como Com-COV2. El procedimiento sería el mismo que en el estudio inicial.

Ambos tienen como objetivo mostrar que combinar es mejor que no hacerlo. Así, compararían las respuestas de cada sistema inmunológico con las respuestas derivadas de los ensayos llevados a cabo previamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *