La cepa B1525 contiene la mutación E484K, una proteína que permite al virus evadir con mayor facilidad los anticuerpos.

Científicos de la Universidad de Edimburgo han detectado una nueva cepa de coronavirus que ya se ha extendido por diez países, entre los que se encuentra España. La información ha sido adelantada por el diario británico The Guardian, que ha tenido acceso a un informe elaborado por el equipo investigador en el que se detallan los casos conocidos hasta ahora: Reino Unido 39; Dinamarca, 35; Nigeria, 29; Estados Unidos de América, 10; Canadá 5; Francia 5; Ghana 4; Australia 2; Jordania 2; Singapur 1; Finlandia 1; Bélgica 1; España 1.

La nueva variante tiene por nombre B1525, y contiene una serie de mutaciones, entre las que se encuentra la E484K (conocida también como «Erik»), una proteína que ayuda al virus a evadir a los anticuerpos y que ya estaba presente en las variantes que surgieron en Sudáfrica y Brasil.

El doctor Simon Clarke, profesor asociado de microbiología celular de la Universidad de Reading, ha manifestado que cualquiera de las nuevas variantes que porte la mutación E484K «debería estar sujeta a pruebas» debido a que «parece conferir resistencia a la inmunidad, independientemente de cómo se genere». Asimismo ha señalado que, si bien se desconoce cómo se propagará esta variante, en caso de tener éxito podría debilitar «cualquier vacuna o infección previa».

Álvaro de la Higuera

Periodista. Actualmente cursando máster de Comunicación Institucional y Política por la Universidad de Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *