Centro de votación en EEUU

Ya han votado más de 100 millones de estadounidenses y la expectación supera al último capítulo de Juego de Tronos. El despliegue mediático es histórico en un contexto de pandemia extraordinario porque, de alguna forma, el mundo entero vota. El resultado de hoy marcará las grandes líneas políticas y geoestratégicas entre Estados Unidos y la Unión Europea, la paz o la guerra comercial con China, o la gobernanza de órganos internacionales concebidos para mejorar nuestro planeta como es la OMS, la FAO o la Unesco. Sevilla Actualidad ha viajado a USA y ha hablado con residentes estadounidenses en la ciudad. A ambos lados del Atlántico, la sensación es la misma: estamos ante un plebiscito sobre la permanencia de Donald Trump en la Casa Blanca.

Leora Glasgow, neoyorkina residente en Sevilla desde hace más de 10 años, nos explica que el pasado mes de septiembre envió sus papeletas al board of elections que le corresponde, es decir, a su distrito electoral en el estado de Nueva York. “Espero que hayan llegado porque nos jugamos mucho, pero lo único que sé con certeza es que mi sobre salió de España hace semanas”.

Para Leora, ser mujer negra en este mundo, en general, “no es nada fácil”. Ella observa cómo en España nos llevamos las manos a la cabeza con el racismo que sufre su país, pero advierte de que aquí en España y en Europa (véase Hungría, Polonia, Austria) se estila un “fascismo light que no pinta nada bien”.

El gran peligro que detecta Glasgow es que ahora “no parece importar la verdad, sino versiones de la misma y este manual hay que quemarlo y reinventarnos con datos, con hechos, sin elucubraciones”.

We Turned the Corner

Esta expresión, apunta Leora, podría traducirse en español como “nos pasamos de rosca”. Efectivamente, los límites de la verosimilitud han sido transgredidos por Donald Trump una y otra vez: “las instituciones no pudieron pararlo ¿alguien realmente frenó su hoja de ruta?”.

Por todo ello, Leora opina que Biden no se puede calificar exactamente como “la esperanza de América”, sino como un “puente, no se sabe bien entre qué lugares, pero una transición, espero que hacia un cierto sosiego”, concluye.

La marca de VOTAR

En términos de marketing y ventas, según nos cuenta Juan FT, emprendedor sevillano afincado temporalmente en Seattle, las elecciones en Estados Unidos suponen una “verdadera fiesta de la democracia”.

“Votar es un valor y está bien visto anunciar que lo has hecho”. Así resume Juan FT el aspecto estadounidense que más le está llamando la atención con respecto al ambiente electoral que se suele vivir en España o en Europa.

“Te dan pegatinas y chapas, no partidistas, sino simplemente, acreditando que contribuyes a la construcción de tu país comprometiéndote con la participación”. En este sentido, es curioso cómo muchos voluntarios (sin color político) “simplemente animan y fomentan el compromiso de acudir a las urnas”.

Y del asfalto al show comediante, es muy frecuente ver cómo estrellas como, Jim Carrey y Alec Baldwin comedian debates entre Donald Trump y Joe Biden “¿Os imagináis algo similar interpretado por José Mota o Carlos Latre en plena campaña entre Casado y Sánchez? Yo no”.

Además, se fomenta dicha participación de cuatro formas diferentes para que ni el Coronavirus sea un impedimento:

  1. Tradicional: el día de las elecciones en tu colegio electoral.
  2.  Hay que solicitarlo con antelación por correo.
  3. Por mail e imprimiendo: solicitas por mail tu papeleta, la rellenas y la dejas físicamente en uno de los establecimientos habilitados para votar los Ballot Drop Box (esta opción es nueva), sin embargo, ya ha habido problemas por la quema de estos contenedores y robos.
  4. Por adelantado, físicamente: hay habilitados unas carpas en distintos sitios de la ciudad (en Seattle hay 2), donde te registras, te dan tu papeleta y puedes votar.

“Es muy práctico, si te quieres saltar colas, o dedicar el día 3 de noviembre a cualquier otra cosa permitida por las autoridades sanitarias, simplemente imprimes tu papeleta, la metes en un sobre y al buzón de tu distrito”.

Eso no quita, recalca FT, que la afluencia de población a los colegios electorales (el modo tradicional) siga siendo la opción por la que se sigue decantando la mayoría de la población.

Presidencia y consultas públicas

Juan hace hincapié en que otra de las facetas de las elecciones americanas que ha despertado su interés es que las papeletas son enormes, puesto que no solo se vota al presidente del gobierno, sino que se realizan “mini referéndum sobre asuntos posibles subidas de impuestos, un 0,15% para la reconstrucción de un puente y ayudas al Covid, subvenciones para el reciclaje o a políticos y Tribunal de tu Estado”.

En cuanto a la importancia de estas elecciones, efectivamente, coincidiendo con Leora Glasgow, “se trata de un Sí o un No a Trump”, algo que “traerá jaleo”. En la experiencia de Juan, hasta el momento, las manifestaciones suelen ser pacíficas, pero es cierto que en un pueblecito cerca de Seattle, Port Townsend, donde la empresa española Paella House tiene un gran éxito, a pesar de que los pedidos hayan bajado sensiblemente por el COVID-19, “grupos de demócratas impidieron el paso a otros republicanos que portaban banderas de Trump”.

A uno y otro lado del Atlántico, estas presidenciales importan y mucho. Apaguen las luces y sus teléfonos móviles porque el espectáculo va a empezar.

https:///newsletter-alertas/
Clara Fajardo

Clara Fajardo

Plumilla por vocación, he trabajado en radio, televisión y prensa on line. Profundamente europeísta y convencida de que el Periodismo es el motor de cambio de la sociedad y hay que salvaguardarlo. Para...