La tercera sesión del debate de investidura de Alberto Núñez Feijóo estuvo marcada por el previsible rechazo, que llevó al líder del PP a realizar un enérgico alegato. En esta segunda y definitiva votación, Feijóo desafió al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, respecto a la amnistía para los condenados y acusados del procés y la convocatoria de un referéndum sobre la independencia de Cataluña.

La votación se retrasó varios minutos debido a una rectificación de Eduard Pujol, de Junts, pero el resultado no cambió: Feijóo no logró la investidura con 172 votos a favor, 177 en contra y uno nulo. En un tono duro hacia Sánchez, acusó al PSOE de mentir al electorado y lo desafió a tomar una posición clara sobre la amnistía y el referéndum que Junts y ERC han exigido.

«Un gobierno de la mentira o repetir las elecciones»

Feijóo, consciente de la inminente derrota, planteó que las únicas opciones que quedaban eran un «Gobierno de la mentira o repetir las elecciones». Además, acusó al PSOE de engañar a los electores y les pidió a los diputados socialistas que no traicionen sus principios ni la Transición española.

Por otro lado, Feijóo afirmó que el PP no aceptaría que se le pidieran abstenciones para permitir la investidura de Sánchez sin ceder a las demandas de los independentistas. Finalmente, desafió a Sánchez a preguntar a los españoles sobre la amnistía y el derecho a la autodeterminación mediante un referéndum transparente.

En respuesta, el diputado socialista Óscar Puente acusó a Feijóo de utilizar las instituciones, incluyendo la Corona, el Parlamento y el Gobierno, para su beneficio personal y para fortalecer su liderazgo en la oposición. Puente criticó la falta de respeto de Feijóo hacia las instituciones y su intento de «coronarse como líder de la oposición». Además, señaló que un «hombre de Estado» no debería pisotear los símbolos del Estado y debería aprender de Sánchez.

Periodista. Comunicando y aprendiendo de todo a mi alrededor. Involucrada en el periodismo social.