El ministro de Universidades, Joan Subirats, ha presentado en rueda de prensa el último borrador de la ley de Universidades, aprobada en primera vuelta por el Consejo de Ministros entonces a cargo de Manuel Castells, que dimitió en 2021, en él, existe la posibilidad de que los alumnos tengan un mayor peso a la hora de decidir sus temarios y exámenes.

Este texto incluye varios cambios introducidos por Subirats, entre los que se incluye «la participación vinculante del estudiantado garantizada en todo el proceso de creación de los planes de estudio y las guías docentes, así como en su proceso de implementación». Las guías docentes, por su parte, son las que definen los temarios y los exámenes, por lo que podría abrir una vía para que los alumnos tengan un mayor peso a la hora de decidir los exámenes y los temarios

Además, las condiciones específicas para ser rector se modifican. Anteriormente se exigía un mínimo de tres sexenios, además de tres quinquenios de docencia y cuatro años de experiencia frente, en este nuevo borrador, una serie «de méritos de investigación» y «experiencia de gestión universitaria en algún cargo unipersonal que determinen los Estatutos».

Por otra parte, la posibilidad de que los estudiantes aumenten su porcentaje en los órganos de representación ha quedado, por el momento, descartado.

Universidades igualitarias y para toda la vida

Por otro lado, se ha anunciado en el texto que las unidades de igualdad deberán ser obligatorias en los campus, las cuales «serán las encargadas de coordinar e incorporar de manera transversal el desarrollo de las políticas universitarias de igualdad entre mujeres y hombres, así como de incluir la perspectiva de género en el conjunto de actividades y funciones de la universidad». Además, se fomentará el uso de las lenguas cooficiales.

Por otra parte, el ministro aboga por una universidad que forme «para toda la vida». Así, Subirats ha añadido que «tenemos que superar la idea que te vas a dedicar toda la vida a eso de lo que has estudiado».

Así, concluye añadiendo que «en este momento un 6 por ciento de los universitarios tienen más de 30 años, los que hacen grado y posgrado y tenemos que llegar a la mayor parte de la población posible».