Trabajadores del transporte en una de las marchas lentas convocadas / Chalecos amarillos España

Tras quince días de paro en el sector del transporte, los transportistas siguen con el paro ya que no se dan por satisfechos con las medidas que propuso el Gobierno de España en la reunión que mantuvieron con la plataforma que los representa. Nacho Rodríguez, portavoz de la Plataforma en Defensa del Transport ha declarado para Antena 3 que las medidas del gobierno, que son subvencionar parte del gasto en combustible de los transportistas, no les vale porque el problema que tienen es «estructural».

La propuesta de los transportistas para acabar con el paro es que se garantice por ley que no tengan que salir a trabajar aún sabiendo que no van a tener beneficios. Solicitan al ejecutivo un Real Decreto Ley en el que se garantice una rentabilidad mínima. Esto sería una medida transitoria hasta que se pueda modificar la Ley del Contrato de Transporte Terrestre de Mercancías. El balón lo echan encima del tejado del Gobierno, y aclaran que «el reloj donde está contando es en la Adminitración, que es quien tiene que tomar las medidas», asegura el portavoz.

El paro de los transportistas está afectando a todos los sectores

La huelga convocado por el sector del transporte está poniendo en jaque a prácticamente todos los sectores, pero especialmente está afectando a los trabajadores del sector primario. El sector de la alimentación está dejando algunos episodios de desabastecimiento en ciertos centros comerciales de España.

También diversas fábricas han ido anunciando a lo largo del paro del transporte que les estaba siendo imposible conseguir la materia prima necesaria para fabricar sus productos y después tampoco estaban pudiendo dar salida a estsos. El pasad martes era Danone quien avisaba de su crítica situación. Entonces anunciaba que, de continuar la situación así, se vería obligado a interrumpir de forma temporal su actividad, tanto en sus cuatro plantas de productos lácteos, como en las tres de agua mineral natural que tiene en España debido a la huelga de transporte.

En la misma situación se encontraba Cruzcampo, ahora ya perteneciente a la empresa holandesa Heineken. La comapañía cervecera manifiestaba su «preocupación» por «los problemas que está ocasionando la huelga de transportes». Culpaban a los «piquetes violentos que impiden las normales operaciones de la compañía» de la situación y aseguran que se están viendo impedidos a transportar la cerveza «a sus clientes de hostelería y de superficies comerciales, y de abastecerse de materias primas», lo cual hace «peligrar que continúe la fabricación».

Manuel Rocha

Manuel Rocha

Periodista andaluz. @_manuel_RG_ en Twitter.