Elecciones Andalucía

Enandaluz.es ofrece en abierto las entrevistas a los candidatos al Parlamento de Andalucía. Para que siga habiendo contenidos de calidad necesitamos que te hagas socio/a de enandaluz.es

La última hora, en tu móvil

La mejor manera de enterarte de todo al momento

Teresa Rodríguez es la candidata de Adelante Andalucía a la presidencia de la Junta de Andalucía. Se está recorriendo la comunidad autónoma en una campaña austera, con más imaginación que recursos, pero sobreponiéndose a la adversidades. Suyo es el concepto «IberdrOlona» para definir a la candidata de Voz que tiene acciones en la compañía energética.

¿Cuántos kilómetros le habéis hecho a la tartana en esta campaña?

Pues la verdad que no hemos hecho la cuenta, pero unos pocos. Cuando estábamos subiendo el Albaicín con la tartana estaba asustadísima. Dije, si se nos va el remolque para atrás, veremos a ver.

– ¿Qué sintió en el último COAC en el Falla cuando en dos ocasiones se puso el teatro en pie cantando el Himno de Andalucía?

Mucha emoción y esperanza. Cuando uno maneja una hipótesis política, una posibilidad de construcción de unas alternativas, a veces entran dudas. Y dices, lo mismo estamos haciendo mal las cosas y no somos capaces de politizar en torno al eje andalucismo como mecanismo de resolución de problemas y de emancipación de un pueblo. Lo mismo no hay futuro en el andalucismo. Y luego pasan esas cosas en el teatro y te reafirman en la importancia de construir.

– ¿Cómo vivió el primer debate electoral?

Para mí fue muy natural. Me llamó la atención que luego hubiera destacado. Y me di cuenta, viéndolo con calma, cómo los demás se callan clamorosamente frente a las barbaridades de la extrema derecha. A su discurso negacionista de la violencia de género. A su discurso criminalizador de las personas migrantes. Si alguien hubiera justificado la violencia de ETA en un debate, todo el mundo hubiera saltado uno detrás de otro para condenar esa actitud. Lo que me llamó la atención es que el resto de las fuerzas políticas no dijeran nada.

– ¿Qué silencio le sorprendió más?

Evidentemente el silencio de la izquierda. Pero el silencio más responsable sin duda es el del presidente. Si él se quiere postular como presidente de la próxima legislatura tenía una oportunidad de oro para haber dicho a los andaluces, mirándoles a la cara en el minuto final, que no tenían que temer por la política de protección de las víctimas violencias de violencia de género o que las trabajadoras y los trabajadores públicos no tenían que tenerle miedo a la extrema derecha. Tuvo la oportunidad de defender a esos sectores y no lo hizo, lo cual es más irresponsable, incluso, que la actitud cobarde de las izquierdas en ese momento.

– ¿Pudiste cruzar alguna palabra con Macarena Olona después del debate?

No. Además, me propuse no intercambiar ninguna complicidad con ella. Yo hablo con gente del PP, me llevo bien con diputados del Parlamento, incluso con el presidente puedo mantener una conversación o gastarnos bromas. Pero con la extrema derecha, no. Eso es diferente. Quienes diseñan los discursos, son malas personas. Y no quiero relacionarme con malas personas.

«La gente de extrema derecha, como lo son quienes diseñan los discursos, son malas personas. Y yo no quiero relacionarme con malas personas»

Teresa Rodríguez. Candidata de Adelante Andalucía a la Presidencia de la Junta.

– En el debate sí hubo cordialidad con Inma Nieto a pesar de todo el bagaje que hay ¿Cómo fue ese reencuentro?

Muy frío. Más frío de lo que hubiera deseado, porque además, cerrar por fin esa fase, nos beneficia a ambas. Pero encontré mucha frialdad, para que voy a decir la mentira. Dicho esto, eso tampoco es tan importante. Luego esas cosas se superan y ya está.

– Las encuestas le dan más representación que hace una semana. ¿Son optimistas?

Sí. Estamos muy confiados porque, además, estamos tan convencidos de que la idea de construir andalucismo de izquierdas tiene espacio y necesidad, que cuantas más veces tengamos la oportunidad de explicarlas, sin duda, más crecerá nuestra posibilidad de sacar mayor representación. Más en los debates incluso, cuando puedes defender frente a los demás y frente al propio presidente en prime time, que lo del milagro económico andaluz está solo en su cabeza y que va a seguir apostando por un modelo de dependencia y de subdesarrollo que va a seguir condenando a las siguientes generaciones de andaluces a la emigración. Cuando puedes confrontar con argumentos ese discurso, somos más guapos.

– ¿Cómo es el andalucismo de Adelante Andalucía? La candidata por Málaga en una entrevista dijo que no es andalucista. ¿Cómo casa en una formación cuya papeleta pone «andalucista»?

La candidata de Málaga, que viene de otra trayectoria diferente, también reconocía en esa entrevista que Adelante Andalucía es una fuerza política andalucista. Que está definida como tal en los estatutos, que la mayoría de las organizaciones que la conforman tienen origen andalucista y que, evidentemente, la totalidad de la dirección defiende esa esa posición.

Lo que pasa que hay gente que viene de los movimientos sociales, que venía del Podemos anterior y que hizo el mismo recorrido que nosotros y que abanderaban ese otro motivo por el que nos separamos de Podemos, que eran los gobiernos con el PSOE. De lo que de Podemos hay en Adelante Andalucía, hay dos almas: una más andalucista, que se vinculó más a la idea de la necesidad de una voz andaluza y otra más impugnadora del bipartidismo, que también nos siguió en ese recorrido. Ambas conviven en Adelante Andalucía y existe esa pluralidad. Pero colectivamente, en la asamblea de refundación y los documentos, la tesis andalucista es sin duda clave en la construcción del espacio.

-Se está hablando poco en esta campaña de la inclusión social y de la inmigración, y cuando se habla de la inmigración no es precisamente de forma positiva.

Se habla de la inmigración cuando se presume de los datos de exportación. El milagro económico andaluz de Juanma Moreno Bonilla recae sobre la espalda de los trabajadores inmigrantes que recogen la producción agrícola en Almería y en Huelva sin derechos, en condiciones de absoluta precariedad, criminalizados por la extrema derecha. Y en su versión más vulnerable, padeciendo la infravivienda más extrema que en Andalucía habíamos dejado de ver durante unos años.

Hay que construir viviendas para los temporeros. Eso es básico. Es lamentable que en esa zona de mucho trabajo agrícola que se buscan a esos temporeros para que hagan esas labores, haya apenas una decena de plazas en los albergues. Eso, que es una cosa de sentido común y razonable, no se hace porque, de alguna forma, se quiere hacer ese juego de doble cara en el que se tolera la inmigración para que recojan la fresa, pero no para que tenga derechos. Es decir, se quieren manos, pero no se quieren personas. Y además, en base a esa explotación está el beneficio de muchos empresarios.

– En Madrid se apuntan el tanto de la reducción del paro y en la Junta hablan del milagro económico, pero en Andalucía con los municipios más pobres. ¿Cómo se plantea el recortar esas diferencias?

Cuando ves las rentas que está generando esa economía de la exportación de materias primas ¿Está redundando en progreso del entorno? No. Níjar y Vícar, los dos municipios más pobres de España. Es súper llamativo que son dos estandartes de la exportación de productos agrícolas. El otro dato que utilizan para el milagro económico andaluz es el número de autónomos. La mitad de esos autónomos no llegan a mil euros y muchos de ellos no quieren ser autónomos. Son autónomos porque no tienen más remedio.

«Presumir de los contratos de junio es una falacia. Sabemos que los contratos de junio son despidos de octubre»

Teresa Rodríguez. Candidata de Adelante Andalucía a la Presidencia de la Junta.

Otros datos que utilizan. Inversiones extranjeras, muchas veces son fondos buitres o fondos de inversión, que no están generando desarrollo ni renta aquí. Aquí especulan con el suelo. Esos son también inversores extranjeros y son una losa sobre el desarrollo de esta tierra. Son verdaderos buitres carroñeros de nuestros recursos.

Y el dato del paro, del que no se habla mucho, pero es que Andalucía es la comunidad autónoma que más población activa pierde en cada ejercicio. Eso significa que cada vez hay más andaluces que dejan de buscar trabajo en Andalucía bien, porque se han ido fuera a buscarse la vida o bien porque han dejado de buscar trabajo aquí y han perdido la esperanza en encontrarlo. Luego presumimos de los datos de las contrataciones en el mes de junio en Andalucía. Es una falacia. Sabemos que los contratos de junio son despidos de octubre.

Y la última cosa es que el Gobierno central presuma de contratación indefinida. También es falaz. Porque verdaderamente sabemos que, como es tan barato el despido, da igual que tu contrato sea por obra y servicio o sea indefinido cuando te quieran echar te echarán. De hecho, el periodo de prueba, que el otro día nos lo contaban las Kellys en Granada, es una cosa de ser malo. Los contratos indefinidos permiten que dos meses del contrato sean de prueba, cosa que no permitía el de obra y servicio, como son dos meses, muchas empresas están contratando indefinidamente a Kellys, a camareras de piso, y a los dos meses te echan.

– La Sanidad es otro de los problemas que no se acaban de solucionar. ¿Cómo le metería mano Adelante?

Inversión pública. Hay que recuperar la capacidad de recaudación y los niveles de inversión. Nos faltan 20.000 millones para recuperar el sistema sanitario que teníamos antes de la crisis inmobiliaria, que sirvió de coartada a los recortes sociales y la austeridad. Necesitamos inversiones muy potentes y para eso hay que exigir también que los fondos europeos puedan invertirse en servicios públicos.

¿Por qué los fondos europeos tienen que invertirse en proyectos con capital privado? Al final es un nuevo rescate de las empresas del Ibex con criterios que no son sociales, sino de beneficio empresarial y sin tener en cuenta la necesidad de la convergencia territorial. El vehículo eléctrico se va a construir en el norte con el cobalto de las minas del sur.

«Nos faltan 20.000 millones millones para recuperar el sistema sanitario que teníamos antes de recuperar la crisis inmobiliaria»

Teresa Rodríguez. Candidata de Adelante Andalucía a la Presidencia de la Junta.

– ¿Cuál es la medida con más poderío del programa?

La más importante es la reindustrialización sostenible. Es salir de esa posición perdedora y dependiente que tenemos como exportadores de materias primas y depositario de un turismo low cost que no genera rentas a largo plazo. Llevar a cabo un proceso de industrialización pendiente que tiene esta tierra desde hace siglos, pero que ningún gobierno ha querido emprender. Ya que no tenemos industria, vamos a hacer industria sostenible, una locomotora para la economía, la transición energética y los empleos verdes. Lo que no podemos regalar el dinero a las empresas privadas esperando que tengan algún tipo de interés por generar desarrollo aquí. Hay que apostar por la pequeña empresa andaluza, por los autónomos, por las cooperativas, por la distintas formas de economía social que existen en Andalucía, y son ellos los que tienen que ir creciendo poco a poco con fondos públicos.

– Si hay representación parlamentaria, ¿Cuáles serán las primeras medidas?

Al día siguiente, quitar privilegios, regenerar la vida pública andaluza, profesionalizar la gobernanza de los servicios públicos… Yo no quiero enchufados de Adelante Andalucía. Fuera privilegios.

El cambio de modelo productivo y la diversificación productiva es algo a medio y largo plazo. Se puede dejar de dar licencia para proyectos de macrohuertos fotovoltaicos, que lo único que hacen es robarnos la posibilidad de un desarrollo del autoconsumo propio. Tenemos alicatá Andalucía de placas solares y no podemos siquiera beneficiarnos de la energía que se produce.

«Tenemos alicatá Andalucía de placas solares y no podemos, siquiera, beneficiarnos de la energía que generan»

Teresa Rodríguez. Candidata de Adelante Andalucía a la Presidencia de la Junta.

Otra es que el turismo que tenemos respete los derechos laborales. La Junta de Andalucía puede perfectamente dar certificados de responsabilidad social. Un sello rojo a empresas que garanticen que cumplen con la normativa laboral vigente, un sello violeta que hable de que esa empresa está haciendo esfuerzo por planes de igualdad, por conciliación familiar y laboral, y un sello verde que hable de que esa empresa está haciendo esfuerzos por la gestión sostenible. Y que las subvenciones de los fondos europeos se den, prioritariamente, a las empresas que cumplen.

– ¿Cuáles serían las condiciones que Adelante se plantearía para, en clave de pacto, dejar que gobierne la izquierda e impedir un gobierno de la derecha?

Tenemos clarísimo que no vamos a permitir que la derecha gobierne. La negociación de investidura va a ser sencilla con nosotros. No vamos a poner sobre la mesa líneas rojas. Pero a partir de ahí, hay que sentarse a negociar presupuestos e iniciativas legislativas. Habrá un trabajo sistemático de intentar meter victorias para la gente en clave de regeneración democrática, de recuperación de los servicios públicos y de defensa de las clases trabajadoras de esta tierra y de la justicia fiscal.

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente en Sevilla Actualidad y La Voz de Alcalá. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.