El equipo de Manolo Jiménez no consigue mantener un ritmo de victorias necesario para permanecer en los puestos de Liga de Campeones. Esta tarde, se enfrentará a un Osasuna en forma, aunque con cambios en su once inicial. El técnico de Arahal estará finalmente en el banquillo rojiblanco.

Ángel Espínola. Tras la exitosa clasificación copera, y aún sin fechas ni sede oficial para su disputa, el Sevilla vuelve esta tarde al trabajo duro. El de la Liga, donde los fallos se perdonan, pero escuecen mucho al llegar a junio. Enfrente, un Osasuna en forma que no pondrá las cosas fáciles en el Pizjuán. Los de Pamplona cuentan sus últimos cuatro compromisos ligueros por victorias.

A partir de las 19:00 horas ambos equipos lucharán por mantener el buen puesto en lla clasificación que ostentan. El Sevilla, tiene que resarcirse de la derrota en Zaragoza hace una semana, y volver a los puestos de Liga de Campeones. Para ello, Manolo Jiménez, que estará en el banquillo tras ser retirada la tarjeta roja que le echó Iturralde el miércoles, contará con todo su arsenal.

Así, la vuelta de Stankevicius y Negredo son las principales novedades de la lista de convocados, en la que no es de destacar ninguna baja sufrida en los últimos días. Una de ellas, el argentino Acosta, ya entrena con todo el grupo y se augura una pronta vuelta a los terrenos de juego.

Por su parte, José Antonio Camacho, técnico del Osasuna, se ha visto obligado ha realizar varios cambios en su equipo tras la victoria de hace una semana ante el Tenerife. Con las bajas de César Azpilicueta y Carlos Aranda, por sanción, y de los lesionados Juanfran Torres, Ludovic Delporte y Oier Sanjurjo, el técnico pamplonica ha estado ensayando un once inicial con la presencia de  Ion Echaide, Patxi Puñal y Javier Calleja, más el de un sorprendente Krisztian Vadocz en la posición de media punta.

Javier Calleja, se mostró ayer emocionado ante el partido de esta tarde: «a quien no le guste jugar este tipo de partido, mejor que se quede en casa», ya que «cuanto mayor es la entidad del rival, más ganas tiene uno de enfrentarse a ellos y superarles». Por parte rojiblanca, es el mismo Lautaro Acosta quien considera «todo el mundo vio que, salvo Palop, ninguno estuvo a su nivel en Getafe», por lo que el equipo debe «volver a jugar bien ante Osasuna el domingo».

Será un partido difícil el que se dispute esta tarde en el Pizjuán. La clasificación de Copa está aún muy cerca y no se vive ambiente de partido en Nervión. Por lo que los jugadores deberán de dejar el torneo del K.O unas horas para enfrentarse a un rival que se crece con el frío y que ha protagonizado verdaderas batallas contra el Sevilla.

www.SevillaActualidad.com

Deja un comentario