El importante partido de Copa del próximo miércoles ante el Getafe hizo que Jiménez dejara a sus mejores hombres en el banquillo. El Sevilla no fue competitivo a lo largo de los noventa minutos y se trae una derrota que le deja fuera de los puestos de Champions. Todos los goles llegaron en la primera parte del partido.

Sevilla Actualidad/Agencias. El Real Zaragoza salió del descenso gracias a su victoria sobre el Sevilla (2-1), en un partido en el que el conjunto aragonés dio, por fin, una buena imagen y los de Manolo Jiménez pagaron el peaje de la Copa, al reservar jugadores.

Lo cierto es que el comienzo del choque fue bonito e intenso. El Zaragoza quiso enseñar los dientes desde el comienzo, pero fueron los nervionenses los que rozaron con enorme peligro el tanto. En el minuto nueve Negredo se inventó un remate acrobático que sacó bajo palos Paredes.

El equipo de Jiménez intimidaba con argumentos, pero el Zaragoza no se achicaba y buscaba muy bien las espaldas de la adelantada defensa visitante, con Humberto Suazo moviéndose muy suelto entre líneas. Pudo tenerla el chileno pero Cala le desbarató un mano a mano con Palop, en una de las muchas intervenciones de mérito del canterano de Lebrija, que debutó en Liga siendo, junto a Palop, el mejor del equipo.

El primero del partido llegó en el minuto 31 por medio de Contini, que adelantaba a un Zaragoza sin mucho fútbol. El italiano aprovechó un barullo en el área tras un córner para adelantar a su equipo. Poco le duró la alegría al conjunto de José Aurelio Gay porque una salida mal medida del meta Juan Pablo Carrizo le costó el empate apenas tres minutos más tarde, con un tanto de Frederick Kanouté. Aunque la fortuna le sonrió a los propietarios del terreno cuando, ya cerca del final de este periodo, Álvaro Negredo marcó en propia puerta en un saque de esquina.

A pesar de la intensidad de los dos equipos, y contrariamente a lo ocurrido en los primeros 45 minutos, ninguno de los dos contendientes fue capaz de llegar al área rival con claridad en la segunda parte. Ni siquiera hubo ocasiones claras a favor de los andaluces, que ya vieron la empresa imposible cuando Negredo vio la roja por una patada innecesaria a Contini. El madrileño culminó de esa forma un encuentro en el que no estuvo muy afortunado.

Manolo Jiménez puso entonces a toda su artillería en juego (Perotti, Renato y Navas) pero el equipo local aguantó bien las embestidas de los andaluces, que acabaron con nueve jugadores por la postrera expulsión del lituano Marius Stankevicius.

Con este resultado, el Sevilla suma su tercera salida lejos del Sánchez Pizjuán con derrota, mientras que el Zaragoza se hizo con una victoria muy importante, tanto desde el punto de vista de la clasificación como anímicamente.

www.SevillaActualidad.com

Deja un comentario