celebracion-gol-sevilla

Importante victoria del Sevilla por 2-0 frente al Athletic de Bilbao que deja a los de Emery provisionalmente en la sexta plaza con 29 puntos. Los de Unai fueron más efectivos que su rival y decantaron la balanza a su favor.

El técnico vasco premió a Cristoforo y Krohn Dehli por su buen partido en copa dándoles de nuevo la titularidad.
El choque comenzó con un Sevilla dormido y dominio del Athletic que pronto tuvo la primera ocasión con un centro lateral de De Marcos peinado en el segundo palo por Lekue y rematado fuera por poco por Raúl García.  Apenas un minuto después Rico tenía que intervenir sacando un balón bajo palos; tras cinco minutos de juego,  ya habían disfrutado de dos ocasiones para adelantarse en el marcador. Fruto del dominio visitante llegó una nueva oportunidad con un remate al palo de Lekue, tras el cual por fin entró el Sevilla en el partido.

Tras 10 minutos de dominio visitante los andaluces dieron un paso adelante y disputaron la posesión a los de Valverde. Cuando por fin lograron conectar los hombres del centro del campo llego la primera ocasión, Banega y Vitolo conectaron en el medio y el canario puso un balón en profundidad a la carrera de Gameiro que definió a la perfección poniendo el 1-0 en el marcador en el minuto 23 de partido.

Una sola ocasión bastó al Sevilla para adelantarse, castigando la falta de puntería de los leones. El gol metió definitivamente al equipo y a la grada en el partido, con la confianza de la ventaja en el marcador el Sevilla adelantaba líneas y controlaba la posesión.

Por su parte el Athletic sufrió un nuevo golpe en forma de lesión, Raúl García que estaba siendo de los mejores, cayó lesionado en un choque fortuito con Vitolo y tuvo que ser sustituido por Eraso en el minuto 30 de partido. Pese a ello los vascos seguían intentando igualar el partido y a punto estuvieron de hacerlo cuando se cumplía el tiempo añadido en una jugada de Aduriz, en la que el punta regateó a Rico pero su disparo escorado no encontró portería.

Por lo que con 1-0 se terminaban los primeros 45 minutos. El comienzo de la segunda nada tuvo que ver con el de la primera, el Sevilla salió enchufado desde el inicio buscando el segundo gol, con mejor actitud que en el arranque de partido. Principalmente por la banda derecha de Vitolo llegaba el peligro sevillista, el canario cuajó una gran actuación hoy siendo clave en la victoria.

Cuando Ernesto Valverde preparaba a Munian en la banda llegó la jugada clave del partido, Krychowiak caía en el área tras un leve contacto con Laporte y el colegiado señalaba penalti. Gamerio no desaprovechó la oportunidad y convirtió el lanzamiento desde los once metros poniendo en dos a cero en el minuto 58 de partido. Acto seguido Valverde retiraba del campo a Lekue y daba entrada a Muniain.

Con el segundo gol, el Athletic no tiró la toalla pero tampoco lograba crear ocasiones para recortar la distancia en el marcador. Lo intentaban principalmente con jugadas individuales de Iñaki Williams y disparos lejanos que no inquietaban a Sergio Rico.

Emery no tardó en mover ficha y dió descanso a Banega en el minuto 70 de partido por Konoplyanka. Con la entrada del ucraniano el juego del equipo dejaba de estar volcado en la derecha y era menos previsible. Con los cambios y el paso de los minutos el ritmo del partido fue decayendo lo cual beneficiaba a los andaluces que se limitaban a gestionar la ventaja y buscar el tercero a la contra.

Vitolo volvía a probar suerte desde la frontal pero su disparo llegaba manso a las manos de Gorka, y acto seguido llegaba la ocasión más clara para los bilbaínos con un centro chut de Williams que se paseaba por la línea de gol.

Fue la última ocasión del joven punta que dejó su lugar en el campo a Merino a falta de cinco minutos para el final, minutos antes Llorente, que se enfrentaba por primera vez a su ex equipo, había remplazado al goleador de la noche, el francés Kevin Gameiro que abandonaba el campo con una gran ovación.

En estos compases finales los leones apuraron sus opciones pero no consiguieron generar ocasiones de peligro para acortar distancias, el juego se trabó con continuas interrupciones en el campo y desde el banquillo, Unai comía segundos al crono realizando la tercera sustitución  retirando al uruguayo Cristóforo y dando entrada a Iborra.

Nada más pasó en el partido, justa victoria del Sevilla que supo aprovechar sus ocasiones y se coloca provisionalmente en la sexta plaza que ocupaba el Athletic. Próxima parada la vuelta de copa en la que los sevillistas intentarán hacer valer los dos goles de la ida en el tercer derbi de la temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *