ENTRENOFINAL2

Ni el más optimista de los sevillistas hubiera creído que en menos de una década su equipo, ése que tantas tardes de domingo le ha hecho sufrir, jugaría su cuarta final de la Europa League grabando su nombre para la posteridad en la historia de este campeonato continental.

Pero la elaboración de un proyecto serio, un meticuloso y excelente entrenador y una plantilla llena de ilusión no sólo ha propiciado al sevillismo a soñar con una final más, sino que ha consagrado al Sevilla en la élite del fútbol europeo.

Y qué mejor escenario para un sueño que el espectacular Estadio Nacional de Varsovia, un estadio futurista que se teñirá en gran medida de la pasión roja de los más de 8.000 aficionados sevillistas que se han desplazado a la capital polaca. El resto tendrá que soñar en la capital hispalense con sus balcones bien ornamentados y el corazón puesto en las gargantas de los desplazados.

El triple ganador de la Europa League intenta huir de su rol de favorito, mientras exhiben su compañerismo y unión horas antes del gran choque. El plantel de Nervión es consciente de que además de las ilusiones vertidas en él, está en juego el objetivo marcado esta campaña: la Champions League. Aunque, independientemente de cómo acabe este miércoles este último duelo, no se puede dejar de reconocer que la temporada del Sevilla ha sido de excelencia: 76 puntos en liga, marca histórica para el club.

Pero el clímax del sueño tan sólo llegará si el Sevilla pasa ala historia como el único ganador de cuatro copas de este torneo. Enfrente tendrán al Dnipro, el equipo ucraniano aportó la sorpresa de este campeonato al eliminar en semifinales al Nápoles de Rafa Benítez. Un equipo primerizo en este tipo de citas que buscará arrancar la ilusión blanquirrojo y dar de nuevo la campanada.

Aunque en España poco se conoce del Dnipro, el conjunto ucraniano no ha sobrevivido por casualidad a todas las eliminatorias de la Liga Europa. Dejaron en la cuneta al Olympiacos, Ajax, Brujas y, en semifinales, al Nápoles, eso sí, con un poco de fortuna. Sin duda, el nivel de la plantilla dirigida por Unai Emery es superior y su paso por las eliminatorias del torneo fueron brillantes. Aun así, la concentración debe ser el estandarte del Sevilla ante los hombres de Myron Markevych.

Especialmente de cara a la portería ya que el meta Denís Boiko, es una de las figuras más importantes del conjunto. Sus maravillosas intervenciones ante el Nápoles obsequió a su equipo con este viaje a Polonia. Además, el centrocampista Ruslan Rotan y Konoplyanka se erigen como principales estrellas del equipo.

Por su parte, Emery podrá contar con todos sus efectivos, y duda de si colocará al flamante internacional Aleix Vidal en el lateral derecho. De esta forma, el Sevilla ganaría profundidad ante un rival que, previsiblemente, blindará su zaga. Aunque bien es cierto que esta estrategia haría perder capacidad defensiva ante los contragolpes que se presumen como la mejor arma del Dnipro.

Según dónde juegue Vidal, Emery podría optar por colocar por delante a Reyes junto a Banega y Carlos Bacca en tridente ofensivo. El técnico Markévich tiene una duda en su once, el delantero Yevgueni Selezniov, quien viajó con el equipo, pero arrastra desde hace dos semanas molestias en el menisco de su rodilla izquierda tras lesionarse de manera fortuita en un entrenamiento.

Solo en los últimos días ha podido entrenar con el resto de la plantilla, por lo que todo apunta a que el delantero titular será Nikola Kalinic. Aunque el Dnipró destaca por su bloque, todas las miradas están puestas en Yevgueni Konoplyanka, un jugador capaz de cambiar un partido con genialidad.

Avatar

Candela Vázquez

Licenciada en Periodismo por la US. Sus primeros pasos fueron como reportera y locutora para los informativos locales. En prensa escrita sus informaciones se han seguido en Estadio Deportivo y en ElDeporteFemenino.com....