Los sevillistas volvieron a Glasgow para ganar, ahora en Champions, al equipo local con una segunda parte espectacular. Tras una pobre primera parte, en sólo 25 minutos los de Manolo Jiménez marcaron los cuatro goles tras el tiempo de asueto. Konko, Adriano y la dupla Kanouté-Luis Fabiano, anotaron los goles.

Ángel Espínola/Agencias. El talismán del Sevilla no es la ciudad de Glasgow, sino sus propios futbolistas. Los mismos que lideraron al equipo en 16 de de mayo de 2007, cuando los de Nervión se alzaron con su segunda UEFA, demostraron ayer en Escocia que lo del Sevilla es algo más que una buena racha. Tras la victoria de los visitantes por 0-4 al Rangers, el Sevilla se afianza en el liderato del Grupo  tras el empate entre el Unirea y el Stuttgart.

Si vieron sólo la primera parte, les costará asimilar el resultado final, pues el partido pasó del aburrimiento, al espectáculo blanquirrojo. El partido comenzó muy trabado, al Sevilla no le funcionaba el centro del campo (Romaric-Zokora) y los locales no usaban toda la calidad que atesoran.

Se echaba de menos el apabullante juego por bandas del Sevilla, sin olvidar el gris rendimiento de la delantera, con un Luis Fabiano que quería hacerlo todo él solo. Pero donde más problemas tenían los de Jiménez era por el costado zurdo y el Rangers tanteaba por ese lado, a la espera de hallar hueco. Sin embargo, un duro disparo de Adriano, rechazado por el meta McGregor, fue lanzado fuera por Navas cuando tenía toda la portería para él, en un aviso de lo que llegaría tras el descanso.

Festival de goles tras el descanso

Porque la segunda parte arrancó con un Glasogw Rangers entonado, pero fue entonces, precisamente, cuando marcó el Sevilla en jugada de estrategia, al cazar por alto Konko un balón nacido de una falta, y anotar el 0-1 de ajustado testarazo. El gol, empero, no amilanó al equipo británico, que tuvo el empate a renglón seguido, aunque Papac no llegó para remachar un centro de Whitaker. Picado en su amor propio, el Rangers atosigó durante unos minutos a los hispalenses.

Sin embargo, el ímpetu escocés quedó arrancado de cuajo en el minuto 65, después de que Adriano pusiera el 0-2 en el luminoso, al culminar con la diestra una pared entre Luis Fabiano y Kanouté. Era la ley del más fuerte, porque el Sevilla solucionó la ‘papeleta’ en cuanto se decidió a mostrar sus galones sobre el césped del Ibrox Stadium.

Con la misión cumplida, Jiménez empezó a pensar ya en el choque liguero del domingo contra el Madrid, y movió banquillo. Pero las ‘estrellas’ sevillistas estaban lanzadas sin que nadie las pudiera parar, de modo que primero Luis Fabiano hizo el tercero a centro de Kanouté (min. 71), mientras que el carioca, en una contra fulgurante, le devolvía dos minutos más tarde el favor al malí, que firmó el 0-4. El 1-4, un verdadero golazo del español Nacho Novo, casi en el último suspiro, quedó en mera anécdota para un Sevilla que, salvo catástrofe impensable, tiene ya pie y medio en octavos de final.

Ficha técnica:  

GLASGOW RANGERS: McGregor; Whitaker, Weir, Bougherra, Papac;  Davis, Rothen (Novo,min.73), Mendes,   Thomson, McCulloch (Boyd, min. 73); y Naismith.

SEVILLA: Palop; Konko, Squillaci, Escudé, Fernando Navarro; Navas, Lolo, Zokora, Adriano (Capel, min. 67); Kanouté (Negredo, min. 75) y Luis Fabiano (Romaric, min. 80).

GOLES:    0-1. Min. 50.- Konko,    0-2. Min. 65.- Adriano,    0-3. Min. 71.- Luis Fabiano,    0-4. Min. 73.- Kanouté,    1-4. Min. 88.- Nacho Novo.

www.SevillaActualidad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *