aitorpuerta1

El Sevilla se hizo con la VI edición del Trofeo Antonio Puerta en la tanda de penaltis tras empatar a un gol en un aburrido encuentro donde el recuerdo al malogrado canterano sobrevivió a lo anodino del juego.

Si el fútbol tenía importancia en una noche como ésta era precisamente porque el homenajeado, Antonio Puerta, vivió y murió con un balón en la cabeza y el corazón.

Por eso, y sólo por eso merece la pena comentar los detalles de un partido en el que el fútbol fue completamente soterrado por el perenne recuerdo al canterano sevillista, a Miki Roqué y Dani Jarque.

Probó Emery un equipo de no habituales con canteranos como Cotán, Israel Puerto y Carlos Fernández y fueron precisamente éstos quienes dotaron de algo de intensidad al partido, junto alguna internada de Rabello y la jerarquía de Carriço desde el centro de la defensa, porque de fútbol, lo que se dice fútbol, realmente hubo poco.
Aunque pocos ilusos lo esperaban, poco se puede sustraer de las intenciones de Emery para el derbi. Había interés en comprobar las evoluciones de Rusescu, pero su participación no tuvo trascendencia alguna en el partido. Da la sensación de que el rumano es uno de esos jugadores que se sienten importantes cuando el balón ronda por el área, y ni el Almería ni el Sevilla destacaron mucho por su ofensividad.

Visto lo visto sobre el tapete, los prolegómenos fueron lo más relevante del partido con el hijo de Antonio Puerta, Aitor, realizando el saque de honor y el capitán del Almería realizando una ofrenda floral en el lugar donde el canterano sevillista se desvaneció aquel 25 de agosto. La grada colaboró en el ambiente festivo con continuos recuerdos al malogrado jugador, cuya alma latió constantemente durante los 90 minutos. Un ambiente mágico sólo enturbiado por los pitos de los Biris Norte a la salida de Perotti que trasladaron el partido a una división de opiniones que nada tenía que ver con lo que se celebraba.

Afortunadamente para los asistentes, el partido se animó tras la reanudación con un Sevilla más intenso, moviendo el balón con más intensidad, lo que trajo consigo alguna que otra ocasión más allá de los disparos flojos de la primera mitad como un cabezazo del activo Carlos Fernández o un disparo desde el interior del área de Reyes que se marchó arriba.

Poco más sucedió en el partido, porque el carrusel de cambios comenzó a disipar esa agresividad sevillista a la vez que le permitió a Kevin Gameiro reaparecer tras varias semanas alejados del terreno de juego.

Cuando el partido se enfriaba, los once metros aparecieron por arte de magia para decidir un partido en el que apetecía sobremanera la victoria sevillista. Perotti adelantó al Sevilla transformando la pena máxima entre gritos de ‘vete ya’ procedentes del Gol Norte, que en nada benefician al club y afeaban un partido en el que el recuerdo al cuarto anillo valió mucho más que el fútbol visto sobre el césped.

El final era la consecuencia lógica tras el tanto de Perotti. Sin embargo, el destino fue caprichoso y una salida defectuosa tras un corner fue aprovechada por Christian para empatar el partido y amenizarlo con una tanda de penaltis en la que los errores de Rafita y Óscar Díaz le dieron el definitivo triunfo al Sevilla en el VI Trofeo Antonio Puerta.

Ficha técnica

Sevilla F.C.: Julián, Coke (Diogo Figueiras 60’) , Israel Puerto (Garrido 60’), Carriço (Fazio 46’), Fernando Navarro (Moisés 60’), Iborra (Cristóforo 46’), Cotán (Luismi 46’), Reyes (Gameiro 74’), Carlos Fernández (Vitolo 66’), Rabello (Perotti 66’) y Rusescu (Alex Rubio 74’).

U.D. Almería: Ustari, Rafita, Marcelo Silva, Torsiglieri (Antonio Martín 74’), Raúl García, Verza (Azeez 64’), Corona (Marcos Tébar 74’), Barbosa (Aleix Vidal 64’), Suso (Nono 55’), Kiu (Christian 46’) y Oscar Díaz.

Árbitro: López Amaya, andaluz. Amonestó al almeriense Marcelo Silva.

Goles: 1-0 (81’) Perotti (p.); 1-1 (90’) Christian.

Penaltis: 1-0 Gameiro, 1-1 Marcos Tébar, 2-1 Vitolo, 2-2 Marcelo Silva, 3-2 Diogo Figueiras, 4-2 Cristóforo.

Incidencias: Unos 20.000 espectadores en el Ramón Sánchez Pizjuán. Aitor Puerta, el hijo del homenajeado Antonio Puerta realizó el saque de honor al inicio del partido. También al inicio del encuentro, el capitán del Almería, Corona realizó una ofrenda floral en el lugar donde Puerta se desvaneció aquel 25 de agosto de 2007 durante un partido ante el Getafe. Poco antes de comenzar el duelo, se guardó un minuto de silencio por la figura del malogrado jugador.

www.SevillaActualidad.com

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *