sevilla-espanyol-comienzo2-sevillafc

El Sevilla doblegó con mucha superioridad a un Espanyol que se vio sorprendido por el fulgurante inicio de los de Emery.

Los locales recortaron distancias y tras el descanso se lanzaron a por el empate, pero entonces apareció Bacca para lucirse. Tan importante fue lo que se logró como la forma en que se consiguió. El Sevilla acabó esta mañana en Cornella con la sangrante racha que le negaba una victoria a domicilio desde hace más de 13 meses. Y lo hizo con mucha autoridad, con un partido tan redondo como pudo ser el de Valladolid si no hubiera sido porque el equipo en aquella ocasión se descompuso en cuanto se le nubló la vista. Esta vez no fue así. L

os de Emery, con ese doble pivote defensivo que fuera de casa les hace mucho más sólidos, salieron imprimiendo un ritmo muy alto que desconcertó al Espanyol. Los catalanes, aún así, se repusieron y dieron batalla, sobre todo tras el descanso, con hasta tres delanteros en el campo. Sin embargo, el Sevilla no se deshizo, supo sufrir y de lo demás se encargó Carlos Bacca con un verdadero golazo, una maravilla sólo apta de delanteros caros que llevan el gol en sus botas por castigo.

El Sevilla comenzó como un tiro y en apenas 10 minutos puso el partido muy favorable. Se le ha reprochado en determinados encuentros de este campeonato a los de Unai Emery la falta de intensidad, pero este domingo, pese a ser por la mañana, los nervionenses salieron muy despiertos, enseñando los dientes y sorprendiendo a un Espanyol que tal vez no esperaba ni tanto empuje ni tanto acierto.

Con un once apuntalado por el doble pivote defensivo, formado por Iborra y Carriço, que sin duda a domicilio hace mucho más fiable al equipo, el conjunto andaluz salió mandando y en el minuto tres ya ganaba 0-1. Rakitic botó una falta y Fazio, escorado por la derecha, saltó más que nadie y con un cabezazo bombeado superó a Casilla por su palo largo. El Espnayol, visiblemente aletargado, era un títere en manos del Sevilla, muy concentrado, muy agresivo. En el minuto 10 Vitolo hacía el segundo, con un remate maravilloso. El canario recogió una segunda jugada procedente de un córner y desde el flanco izquierdo del área puso una fina rosquita al segundo palo de Casilla, al que sólo le quedó contemplar la maravilla que salió de la diestra del ex de Las Palmas.

La hemorragia del Espanyol no cesó con el segundo. El Sevilla pudo incluso ponerse 0-3, gracias a un Rakitic que se mostraba imparable desde la mediapunta. El croata puso a prueba, con un sensacional disparo lejano, a Casilla en el minuto 13, pero esta vez el meta catalán respondió con reflejos. El cariz que tomaba el choque no podía ser mejor, pero en el idilio se coló Sergio García, infiltrándose en el área de Beto y superándole con mucha destreza para recortar distancias. En una jugada aislada el Espanyol se metía en el encuentro, porque con 67 minutos por delante podía pasar de todo. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurrió en Valladolid, esta vez el equipo no se amilanó ante la primera adversidad.

Hubo oficio y aplomo para neutralizar la lógica euforia de los locales y de ahí al descanso el Sevilla continuó marcando los tiempos y las ocasiones, rozando el tercero varias veces, primero con una falta de Rakitic, después con un remate de Carriço en una jugada muy similar a la del primero y finalmente con un remate de Vitolo con el tiempo cumplido.  

En el descanso Aguirre agitó a su equipo, sacando a John Córdoba por Abraham, y a los cinco minutos de la reanudación a Thievy por Lanzarote. El Espanyol se jugaba el todo por el todo, jugando con hasta tres delanteros. Y el Sevilla, que se quedaba sin Nico Pareja por lesión, reemplazado por Cristóforo, sufría. Pero supo hacerlo, tuvo la consistencia necesaria para no diluirse ante el empuje local, sabedor que a la contra le podía llegar su momento. Y le llegó, más bien a Carlos Bacca, que si hasta la fecha ya había evidenciado que se trata de un futbolista de muchos quilates, este domingo en Barcelona se consagró definitivamente como un goleador de primer nivel en el fútbol español. Cuando más efervescente era el juego perico, Bacca recibió el cuero en carrera con todo el campo por delante, vio como Jairo le tiraba el desmarque, pero se contuvo, porque el cántabro estaba en fuera de juego. Entonces hizo lo más difícil, inventándose un autopase en el que tan sólo creyó el mismo, para dejar atrás hasta tres defensas, pisar área y cruzársela con un ajustado disparo raso a Casilla. Un verdadero golazo con la firma de un pedazo de delantero.  

Tras la genialidad de Bacca lo que vino después estuvo de más. El Espanyol quedó hecho trizas y el Sevilla estuvo muy cerca del cuarto. Jairo o Rakitic pudieron lograrlo, pero el equipo de Emery, que acabó con Perotti en el campo en sustitución de Jairo, y apostó por el fútbol control, manteniendo muy bien la posesión, en un centro del campo donde gozaba de mucha superioridad. En este sentido, destacó mucho la presencia de Vicente Iborra, que fue creciendo con el paso de los minutos, multiplicándose en sus ayudas atrás.  

El Sevilla, en definitiva, supo poner pausa al choque y abrochó la victoria con la debida serenidad, sin apenas pasar sobresaltos, hasta el punto que el Espanyol acabó con uno menos por expulsión de Víctor Sánchez. Así, con seriedad, marcando en todo momento el ritmo del choque, el Sevilla se apuntó un triunfo fundamental, sin lugar a dudas el más importante de la temporada, porque el equipo nervionense no ganaba en Liga a domicilio desde septiembre de 2012, zanjando de ese modo con una contundente victoria más de 13 meses de sequía. Y lo hace en el momento más oportuno, cuando peor parecía que estaba el equipo, tras el anodino partido ante el Celta y el frustrante empate contra el Slovan.

Lo que mostró hoy el Sevilla en Cornella ya lo había exhibido en muchos otros encuentros de esta campaña fuera de casa, pero esta vez sí tuvo la intensidad continua que exige la alta competición y sobre todo el oficio necesario que hay que emplear cuando las cosas se ponen feas. Esta vez no faltó nada para esas buenas sensaciones por fin se tradujeran en buenos resultados. El Sevilla, en suma, toma aire en el momento más indicado, con el derbi a la vuelta de la esquina, ganando y convenciendo, con todo el campeonato por delante y muchísimo, como se vio este domingo, margen de mejora.

Crónica facilitada por el Sevilla FC

www.SevillaActualidad.com

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad