medel-remate-real-sociedad

El Sevilla comenzó ganando, pero se dejó remontar por una Real que cuando se puso por delante imprimió mucho empaque. Ocasiones, no obstante, hubo para darle la vuelta al encuentro, pero una vez más falló la puntería.

El Sevilla se ha caído en la carrera por el objetivo europeo. El de esta noche fue prácticamente el último capítulo de una campaña en la que la irregularidad de los de Nervión ha pesado demasiado. Ante la Real lo único que valía era la victoria, y victoria no hubo, pese a adelantarse el equipo de Emery y tener después, con el marcador en contra, un buen ramillete de ocasiones a favor que se fueron al limbo.

El Sevilla estuvo frío como la noche y no supo encauzar un choque que se le puso de cara, tal vez por pensar que la victoria se iba a cocinar sola como en anteriores compromisos de casa. Pero no, en esta ocasión no fue así, porque entre otras cosas quien estaba en frente era un señor equipo, una Real Sociedad que aspira a Champions y que lo demostró con creces sobre todo tirando de oficio cuando se puso por delante casi sin quererlo. Cuesta digerir que al Sevilla se le fuera el partido de esta noche, porque el guión comenzó a pedir de boca. Y eso que la Real en el primer minuto a través de Griezzman dio un primer aviso del peligro que tiene saliendo a la contra. El francés no estuvo acertado y Rakitic sí cinco minutos más tarde.

El croata resolvió con destreza un servició atrás magnífico de Kondogbia, tras aguantar muy bien el francés de espalda dentro del área. El partido se ponía de cara y al equipo de Emery lo único que le quedaba era abrochar la contienda, poniendo intensidad y aprovechándose del lógico bajón donostiarra. Pero fue entonces cuando el equipo local pecó de tibieza, mientras que la Real se fue arriba y para colmo se encontró con un gol, tras el bote de una falta envenenada de Illarmendi, que Rakitic mandó con la testa a la red de Beto.

El Sevilla se quedó tambaleando y la Real Sociedad, que no se anda con rodeos, siguió a lo suyo y se puso por delante en el minuto 26, tras rematar Aguirretxe totalmente solo un centro de Carlos Martínez. No fue hasta verse contra las cuerdas cuando reaccionaron los de Emery. Si bien es cierto que en varias acciones Beto salvó el tercero, lo cierto es que con el 1-2 el Sevilla fue quien puso más sobre el césped, sobre todo en la reanudación, creando mucho peligro a balón parado, pero sin el tino suficiente para darle la vuelta al choque. Primero Kondogbia, sin que llegara a remachar Medel, y luego Negredo, en franca posición, también de cabeza, tuvieron el empate en tan solo un minuto.

El Sevilla se encomendó al tesón y a los demarrajes de Navas para lograr la igualada, sobre todo porque la Real estaba muy bien plantada y resultaba muy difícil hacerle daño. Cala, en el minuto 20, se inventó una chilena en boca de gol que se fue a las nubes, poco antes Medel, en solitario, veía como en su camino hacia el gol se interponía un fuera de juego inexistente… Las salidas de Cicinho y Babá por Coke y Perotti no variaron el curso de un choque que tal vez hubiera podido ser diferente si Reyes no hubiera sido expulsado mientras estaba calentando. Pero nada se dio, en definitiva, en una noche en la que el Sevilla tuvo su momento pero no supo aprovecharlo. Y eso, ante equipos tan hechos como la Real Sociedad, se paga caro. 

Crónica facilitada por el Sevilla FC

www.SevillaActualidad.com

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad