Maduro

La noticia ha sentado como un tiro en Nervión. Finalmente las provocaciones de Diego Costa, no sancionadas durante el partido, han quedado totalmente impunes con la suspensión de la tarjeta amarilla recibida ante el Sevilla.

Si bien la amonestación que recibió el brasileño era susceptible de ser retirada, la decisión del Comité de Competición continúa la línea benevolente con el omnipotente Atlético de Madrid, todo ello encaminado a que la gran fiesta del fútbol madrileño contenga todos sus ingredientes.

El primero en reaccionar en la entidad sevillista ha sido Hedwiges Maduro, quien no ha podido olvidar referirse al pasado, pues justo tras conocer la retirada de la tarjeta brasileña se ha referido directamente al tema, como una decisión muy injusta: «Si es así, es un escándalo, porque es tarjeta amarilla clara. Él tuvo suerte de que en ese partido no fuera expulsado por su teatro, porque normalmente es tarjeta para cada uno (por el rifirrafe con Cala). Y lo de Geoffrey (Kondogbia) es una entrada por atrás».

Para Maduro, ante el Atlético, el Sevilla sufrió uno más de los muchos arbitrajes dudosos que han lastrado sus posibilidades durante la temporada. Se resigna aunque comprende la labor de los colegiados: «Son ya muchos los partidos, en el partido del Español la expulsión de Reyes, la mano del otro día, contra el Barcelona en casa, también otra mano… Al final son puntos, pero no podemos hacer nada. Sabemos que arbitrar es difícil y es normal que haya errores, pero tantos, tantos. A veces es difícil recuperarlos».

Tras soltar de forma pausada, como caracteriza al holandés, la indignación que llevaba dentro, el mediocentro comenzó a hablar del Valladolid, en el que de verdad deben pensar para que los errores del pasado no conviertan en inútil el final de temporada. “Es una oportunidad muy grande, tenemos muchas ganas de demostrar nuestras cualidades y de ganar fuera de casa. Hemos hablado mucho y ahora es un momento para demostrar. Quedan sólo seis partidos y tenemos que demostrar que somos un equipo para estar en Europa».

El centrocampista dice encontrarse “bien”, pese a la falta de minutos. “Estoy listo y esperando la oportunidad, y cuando la tenga la cogeré con las manos”, comentó, pues lo que más preocupa a Maduro es revertir la mala dinámica del grupo, y alcanzar las posiciones europeas sin ayudas derivadas de las sanciones a otros equipos: “Somos conscientes de que aún podemos cambiar la imagen de esta temporada. Quedan seis partidos y aún podemos hacer algo. Ése es el pensamiento del equipo. Queremos estar en Europa sin la ayuda del Málaga, tenemos que pensar así».

www.SevillaActualidad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *