rayo-sevilla-oficial-020912

El Sevilla fue muy superior al Rayo e incluso tuvo dos penaltis a su favor, pero se estrelló en lo más llano. El partido fue excepcional en todo menos en la definición.

El partido de este domingo en Vallecas es de los que escuece, porque el punto, a diferencia de lo que pudo ocurrir ante el Granada, sabe a poco, a casi nada.

El Sevilla jugó un partido completo y siempre, tanto dominando como cuando le tocó esperar al Rayo, tuvo la batuta del peligro en su poder, generando múltiples ocasiones y hasta dos penaltis que Negredo y Rakitic no supieron convertir. Los de Míchel acabaron volcados, con uno más pero enemistados con la portería contraria, lo intentara quien lo intentara. Las sensaciones, magníficas, no tapan la decepción por dejar dos puntos en la capital de España que en condiciones normales deberían haber volado a Nervión.

Realmente, resulta tan incomprensible como frustrante que el Sevilla no haya sumado su primer triunfo a domicilio en Vallecas. Lo hizo todo para ganar, pero sus jugadores acabaron con el rostro perplejo, similar al de los maestros de la tauromaquia que bordan la faena pero pierden la gloria en el último instante, justo cuando toca entrar a matar.

El Sevilla falló con la espada. Ésa es sin duda la impotencia que nubla el balance de lo hecho en un campo siempre complicado, por sus estrechas dimensiones y las agerridas formas de los locales.

Pero el Sevilla, lejos de tópicos, saltó al campo directo hacia la victoria, cuajando un arranque repleto de intención, hasta el punto que en el minuto cinco ya disponía de un penalti a su favor, que Negredo ejecutó al palo derecho de Rubén. El error del madrileño podía haber levantado la moral del Rayo y darle más presencia en el campo, algo que no fue así, porque lo de Míchel, muy incisivos por ambos extremos, no daban opción, presionando muy arriba desde el propio Álvaro Negredo, y saliendo rápido con mucho peligro.

Navas, Manu, con un remate franquísimo tras gran asistencia de Navas, y Trochowski tuvieron claras oportunidades, e incluso un mal despeje local, al bote de una falta de Rakitic, pudo acabar en tanto de no ser por un recital de reflejos de Rubén, al filo del intermedio.

El partido llegó al descanso con inmejorable sensaciones para los andaluces. Sólo faltaba apuntillar y a esas alturas era lógico pensar que con tanto caudal de fútbol el gol debía llegar. Con esa mentalidad prosiguieron los sevillistas, que en el primer tramo de la reanudación dejaron obrar al Rayo, sin conceder ocasiones, y saliendo a la contra con celeridad, sobre todo por el costado de Navas.

Sin embargo, los sevillistas se mostraron nuevamente sin destreza cara al arco rival, porque pocos eran los remates que cogían portería. No obstante, el partido dio un nuevo giro hacia el chasco visitante, cuando una magnífica acción defensiva de Negredo, muy trabajador, acabó en asistencia a Rakitic y derribo de Rubén al croata. Penalti y expulsión.

El propio Rakitic cogió la pelota para cobrar la pena máxima, engañando al portero, aunque enviando el cuero a fuera. Era el acabose, la gota que rebosaba el vaso. De ahí al final del choque el Sevilla acosó sin convicción en los metros finales. Con Hervás, Alex Rubio, que incluso tuvo su momento con el gol pese a rematar muy escorado, y Maduro, acabaron los hispalenses buscando un gol esquivo e incluso despiadado, porque le privó el mérito y el triunfo a un equipo que de verdad lo mereció.

El Sevilla, en definitiva, hizo el partido perfecto pero no supo poner la guinda, aunque tuvo un amplio ramillete de oportunidades para hacerlo. Las sensaciones, en cualquier caso, están muy por encima del exiguo punto logrado. El equipo realizó una presión arriba excepcional, que se tradujo en robos y salidas al ataque rápidas y muy peligrosas. El Rayo apenas existió y ni siquiera tuvo una oportunidad clara de gol, gracias al gran trabajo defensivo.

Crónica facilitada por el Sevilla FC.

www.SevillaActualidad.com

Antonio Campos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, empezó en la comunicación local y actualmente trabaja para Canal Sur TV. Máster en Gestión Estratégica e Innovación en Comunicación, es miembro...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *