Los dos goles del Murcia llegaron en los primeros 8 minutos de partido. El Betis buscó el empate durante todo el partido, siendo superior en todo momento. No obstante, el ataque no estuvo acertado y la defensa bética era pésima. Al final, no se movió el resultado y el Betis se queda sin puestos de ascenso.

Ángel Espínola. El partido no pudo comenzar de peor forma. A los cuatro minutos un estrepitoso fallo defensivo de Damiá acabó con un inesperado gol de Capdevila. El gol llegaba sin tiempo para tantear el partido, lo que supuso un golpe bajo para los de Tapia. Golpe que se convirtió en paliza cuando, cuatro minutos más tarde, una pérdida de Iriney en el centro del campo y la floja defensa de Arzu, llevó a Isaac a meter el segundo.

En menos de 10 minutos el Betis perdía 2-0 ante el colista. A pesar de ello, el Betis no se amilanó e intento acortar distancias rápidamente. Más por el miedo local, que por méritos béticos, los de Tapia asediaban sin cesar la portería del meta Alberto.

El Betis dominó hasta el descanso. Con Iriney y Emaná liderando el ataque visitante. Si bien, la mala defensa provocó sustos mayúsculos como el balón que encontró Natalio y que falló ante Gotitia incomprensiblemente. En el descuento, el camerunés estuvo a punto de marcar en una falta que se fue por poco. El Mucia se dedicó a esperar atrás, aguantar el resultado y salir a la contra.

A pesar del intento, el Betis se iba al descanso por debajo en el marcador, ante un colista que demostraba sus méritos para estar en el fondo de la clasificación. En la segunda parte, la tónica del partido no cambió en demasía.

La salida de Pavone no dio más agilidad ofensiva al Betis que, no obstante, seguía asediando a un Murcia que buscaba siempre el juego defensivo. Juan Pablo Caffa saltó entonces al campo para ofrecer mayor calidad al ataque bético. Una falta suya estvo punto de acabar en gol, pero salió por la izquierda del meta local.

Cuando los de Antonio Tapia mejor jugaban, con multitud de ocasiones, el Murcia comenzó a parar el partido. Dos sustituciones y una pequeña polémica tras un manotazo de Óscar Sánchez a Emaná, supusieron una pérdida de tiempo vital. Que no es excusa para la falta de acierto de los delanteros.

En los últimos minutos de partido, Tapia sacó a Mehmet Aurelio, dejando a la defensa con apenas dos efectivos. Sin embargo, el gol no llegaba  y el tiempo no dejaba de pasar. El Murcia estuvo a punto de anotar el tercero en los instantes finales, cuando el Betis ya había tirado la toalla.

Resultado muy negativo para el Betis, que pierde ante un colista sin chicha ninguna y se queda a tres puntos de los puestos de ascenso. La semana se antoja difícil para el equipo de la Plamera. Los malos augurios, vuelven a aparecer en Heliópolis.

{module Twitter en directo} 

www.SevillaActualidad.com

Deja un comentario