betis mallorca

Ni que decir tiene la importancia que tenían los tres puntos que el Real Betis ha conseguido en Mallorca. Los rivales apretaban, el equipo tenía la presión de saberlo, ya que todos jugaron ayer, pero una vez más el conjunto verdiblanco ha demostrado que es un equipo sólido, con calidad y que sabe sufrir.

Cambiaba la dinámica habitual el Real Betis para un partido donde su rival también es del gusto de tener la pelota. Posesión para el Mallorca y contras para el cuadro verdiblanco. Y bastante dominada tenía la situación el equipo de Mel, quitando alguna jugada de Marco Asensio,  con las líneas bien plantadas y cerrando vías de pases. Un choque planteado para que los delanteros verdiblancos pudieran tener espacios a la espalda de la defensa bermellona y no sufieran marcajes cercanos.

Un ejemplo de lo que iba a proponer el Betis se vería en el minuto siete, bien temprano. Dani Ceballos lanzaba una contra que iba a pasar por dos jugadores más. El medio veía a la perfección la ubicación de Rubén Castro en la banda izquierda y para él iba la bola. El canario levantaba la cabeza y ya estaba Molina corriendo en dirección al área, ubicación perfecta para un pase curvado que el del Alcoy recibía, recortaba pero la defensa andaba rápida y taponaban un disparo que en el banquillo visitante ya se empezaba casi a celebrar.

El Betis se sentía cómodo sobre el verde. No tenía la pelota como habitualmente acostumbra pero sabía que a la contra Rubén y Molina iban a crear peligro, y estos no defraudaron. En el 15’, Rubén sacó el muestrario de jugadas individuales, lo puso sobre el tapete y seleccionó una. Doble recorte con la derecha y tiro con la izquierda fue la elección, impecable la ejecución. Molinero lo ayudaba en la jugada facilitándole la pared y el canario tumbaba a dos rivales y marcaba el primero.

El juego no cambiaba. El Mallorca seguía teniendo la pelota y el Betis que quería conseguir otra contra para ampliar la ventaja. Sí cambiaron las sensaciones. Bajaron en fuerza y precisión los locales para reforzar las ideas de los heliopolitanos. Y nuevamente la pareja de ataque iba a ser letal. Molina le daba un pase en profundidad al ‘24’, que esperó lo justo para que el de Alcoy pudiera sumarse a la jugada y devolvérsela por delante para que marcara. Molina firmaba el segundo en el 32’ y daba tranquilidad. Una paz que no parecía que pudiera modificarse pero una falta de entendimiento defensiva entre Jordi y Adán hizo que recortara distancias el Mallorca. Gol que se producía en un claro fuera de juego de Xisco, autor del tanto.

El gol que metía al Mallorca en el partido pero que no hacía que el Real Betis se desmoronara y perdiera confianza. El inicio de la segunda era diferente al de la primera. El Betis variaba sus planes y decidía tener el esférico con un Portillo liderando las maniobras. La escuadra bética creaba peligro casi a cada minuto. Nada más empezar, Rubén tenía la primera pero tardaba en resolverla individualmente y posteriormente el centro no fue bueno. En el 8’, Jorge Casado terminaba una jugada individual que se marchaba a córner. Rubén la iba a volver a tener un minuto más tarde tras un sensacional pase de Portillo. El canario volvía a intentarlo con una vaselina que el meta mandaba a saque de esquina cuando se colaba por la escuadra. Y la última de esta avalancha volvía a ser del ‘24’ después de un recorte y un lanzamiento que detenía Cabrero.

Muchas ocasiones de los verdiblancos por ninguna de su rival. A los puntos también ganaba el Betis. Mel decidía mover el banquillo por la acumulación de tarjeta que estaban teniendo los suyos en el centro del campo. Xavi y Ceballos veían amarillas y el partido se empezaba a romper, por lo que el técnico introducía a Cejudo por el canterano.

Marco Asensio abría un periplo de dominio bermellón estrellando un balón en el larguero en el minuto 32. Mel seguía refrescando el centro del campo con la entrada de Lolo Reyes por N´Diaye. La respuesta visitante se producía en el 37’. Nuevamente, Portillo dibujaba una asistencia perfecta que Rubén no aprovechaba ya que no pudo sortear a Cabrero en el mano a mano. El partido finalizaba con un intercambio de golpes con Bigas y Molina como protagonistas y con una parada salvadora de Adán que era invalidada por fuera de juego de Truyols. Tres puntos para consolidarse, para recobrar confianza y para acercarse a tocar el objetivo.

1- RCD Mallorca: Cabrero; Company, Bigas, Truyols, Saborit (Riera, m. 64); Bustos (Fofo, m. 79), Yuste, Javi Ros (Arana, m. 61), Marco Asensio; Joselu y Xisco.

2- Real Betis: Adán; Molinero (Piccini, m. 86), Bruno, Figueras, Casado; Portillo, Xavi Torres, N’Diaye (Lolo Reyes, m. 80), Dani Ceballos (Cejudo, m. 75); Jorge Molina y Rubén Castro.

Goles: 0-1, m. 16: Rubén Castro. 0-2, m. 33: Jorge Molina. 1-2, m. 36: Xisco.

Colegiado: José María Sánchez Martínez (murciano). Amonestó a Bigas, Yuste, Company, Martí (en el banquillo), Xisco, Bustos y Riera. Y a Jordi Figueras, Xavi Torres y Dani Ceballos, por parte verdiblanca.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *