Jorge Molina fue sustituido al descanso del partido en el Camp Nou / REAL BETIS

Las dos bajas que sufrió el Betis durante el duelo ante el Barcelona han corrido suertes dispares. Mientras Nosa, fue retirado del campo a consecuencia de unos calambres de escaso alcance, Jorge Molina padece un esguince de tobillo, para el que habrá que esperar evolución.

El delantero bético tendrá que esperar para conocer si su participación en el próximo duelo corre peligro, tal como explica el médico del Betis, Tomás Calero: “Hoy se ha hecho un estudio radiológico para descartar cualquier lesión ósea pero sí tiene un fuerte esguince de tobillo. la rodilla ha respondido bien, no presenta ninguna anomalía y nuestro objetivó es saber que opciones tenemos con el esguince de tobillo de aquí al siguiente partido”.

En cuanto a Nosa, su retirada del campo fue producto del intenso trabajo que el nigeriano ofreció sobre el campo: “Tuvo un calambre importante a nivel del isquiotibial y del cuádriceps. Seguirá la programación especial que tiene hasta el jueves, entrenando con el readaptado, y a partir de ahí volverá con el equipo y pueda estar el domingo”.

Por tanto, la semana girará en torno al estado de Jorge Molina, quien en las últimas semanas se ha convertido en un jugador habitual en el estado de Pepe Mel.

www.SevillaActualidad.com