Alertas informativas en tu móvil

Súmate al mejor canal de alertas informativas de Sevilla en Telegram. Entérate de todo al instante en Sevilla Actualidad

El futuro del equipo verdiblanco en Liga Endesa depende, en gran medida, del rendimiento del checo

Las prisas y la incertidumbre con la que se conformó la plantilla del Betis Energía Plus hizo que se empezara la temporada sin un alero de garantías. Sí que estaba Nobel Boungou-Colo, pero debido a su rendimiento es evidente que no fue un jugador del nivel necesario para el equipo verdiblanco.

Al segundo encuentro llegó el norteamericano con pasaporte checo Blake Schilb, un jugador de una trayectoria consagrada en Europa, pero que venía de no ser importante los últimos años de su carrera debido, quizás, a su adentrada edad y lo que eso supone en términos tanto físicos como de frescura mental. A pesar de eso, en el conjunto de la Avenida de Kansas City aunque le costó entrar, ha cuajado a las mil maravillas.

En pleno transcurso de la temporada, con nueve partidos disputados, a Boungou-Colo le fue abierto un expediente disciplinario y al poco tiempo dejó de ser jugador del equipo bético. Una situación que ayudó a que Blake Schilb a partir del décimo partido de la temporada, ante Iberostar Tenerife, se hiciera con el puesto de titular y no se haya bajado de ese estatus durante los trece próximos encuentros de manera consecutiva.

Tras el cese de Alejandro Martínez al séptimo encuentro llegó Óscar Quintana como nuevo entrenador. Con él en el cargo se incorporó a un jugador que quizás le podía pelear el puesto a Schilb como es Rade Zagorac. No más lejos de la realidad, el alero serbio solo ha dado el nivel para demostrar que Saúl Blanco, el otro alero que había en plantilla desde el comienzo de la campaña, parecía no estar en forma y también acabó siendo cortado.

A partir de ahí, se ha demostrado que la importancia del alero checo es capital para Quintana y todos los jugadores en plantilla. Tanto que en los 9 primeros partidos con la camiseta del Betis Energía Plus promedió 6 puntos con 50.5% de acierto en tiros de dos y 24.4% de acierto en triples, cosechando un récord realmente negativo de 0 victorias y 9 derrotas.

Sin embargo, con Schilb promediando 15 puntos, 3.7 asistencias y 3.7 rebotes en los 11 enfrentamientos siguientes, con unos porcentajes de acierto en tiros de dos del  58.9% y del 48.6% en triples, el conjunto hispalense ha cosechado un balance de 5 victorias y 6 derrotas, cómputo sustancialmente mejor que el anteriormente expuesto.

Algo que muestra, sin lugar a dudas, lo esencial que se ha convertido el jugador checo para Quintana y sus compañeros, tanto que en la última victoria ante Divina Seguros Joventut, Schilb llegó hasta los 22 puntos, y 14 llegaron en el último cuarto del partido en una demostración de calidad, personalidad y mucha confianza.

Y es que el alero se ha ido complementando para liderar al equipo con jugadores como Ryan Kelly o el británico Luke Nelson, ambos entre los cuatro máximos anotadores del conjunto verdiblanco. El norteamericano es el quinto máximo anotador de toda la Liga Endesa con 15.2 puntos por partido y Nelson que por su parte se queda en unos 8.7 puntos con un máximo de 22 tantos que tuvo ante GBC, aunque no pudieron conseguir la victoria.

El plantel de anotadores con el que cuenta Quintana para tratar de conseguir la permanencia en los últimos trece partidos, tiene la buena nueva de contar con Askia Booker, un jugador que en su debut desde la posición de base anotó 20 puntos, 5 rebotes y 3 asistencia, haciéndose a la perfección con una puesto muy inestable durante todo el transcurrir de las jornadas, con las contrataciones para ser cortados sin pena ni gloria de Donnie McGrath y Dontaye Draper.

No obstante, tampoco es seguridad de ganar partidos, porque después de conseguir las cuatro victorias consecutivas, el conjunto sevillano encadenó seis derrotas con tropiezos en Burgos, en el Municipal de San Pablo ante Gipouzkoa y en el WiZink Center de Madrid ante Movistar Estudiantes, donde pelearon los encuentros hasta los instantes finales, pero las malas decisiones y el buen hacer de las defensas contrarias hicieron que las victorias se las llevaran los oponentes.

Por eso el funcionamiento que proponga Quintana, con las ayudas de los pivots y haciendo una defensa de garantías, ya que son el segundo peor equipo de la competición con 87.3 puntos encajados por partido, será esencial para que tanto Ryan Kelly, Askia Booker, Luke Nelson o Blake Schilb aparezcan y conseguir así amarrar la permanencia en la Liga Endesa para la próxima temporada.

Avatar

Anastasio Ríos

Licenciado en Periodismo, ha pasado por 'Sobre la Bocina' de Amanecer Deportivo FM (Sevilla), BasketExpress.net y ahora colabora con RTV Betis y EsRadio. La información deportiva es su pasión y el baloncesto,...