El jugador de la antigua Yugoslavia jugó sólo dos temporadas en el Betis (85-86 y 87-88), pero su calidad dejó una huella en la afición del equipo. Tanto fue así, que en el último ascenso del Betis, Hadzibegic estuvo en el banquillo del Manuel Ruiz de Lopera, ya como entrenador. Además, jugó el mundial de 1990 con su selección.

Ángel Espínola. Llegó desde Sarajevo, lo que era por entonces la antigua Yugoslavia y hoy no es más que Bosnia. Y en pocos partidos, se ganó a la afición verdiblanca. Faruk Hadzibegic sólo disputó dos temporadas como jugador del Betis, pero su pericia desde la posición de líbero, aún no ha sido olvidada por el verde del actual Manuel Ruiz de Lopera.

Apodado ‘Pepe’ tras sus primeros toques de balón en la ciudad del Guadalquivir, Faruc Hadzibegic comenzó su carrera en la ciudad donde había nacido. El Sarajevo fue el equipo de su infancia. Y era tan tamaña su calidad, que el bosnio llevó a su equipo a la conquista de la liga en la temporada 1984/1985. Una competición que hasta entonces, sólo era cosa de equipos serbios y croatas.

La revelación del Sarajevo fue llamada ese mismo verano por el Betis, que lo trajo hasta una ciudad desconocida para Faruk, con un contrato de dos años. En el club de Heliópolis el futbolista triunfó pronto. Su excelente capacidad técnica, visión de juego y colocación, eran sus armas con las que combatí el handicap de haber llegado a un lugar donde el calor sofocante dista mucho del invierno yugoslavo.

Las temporadas que Hadzibegic jugó en el Betis no fueron excepcionales en la hisotira del club. Sólo la llegada de Luis del Sol acercó a los verdiblancos a Europa tras disputar la Copa de la Liga frente al Barcelona. pero finalmente se quedaron sin el ansiado sueño europeo. Junto a Calderón, Faruk era el ídolo de la afición, no obstante, las malas negociaciones hicieron que no se renovara su contrato para el año siguiente.

Así, Hadzibegic dejaba el Betis tras 75 partidos disputados y 8 goles anotados. Y lo más importante, una huella en la historia verdiblanca. Su carrera continuó en las filas del Sochaux francés y se retiró en el Toolouse. Además, el bosnio llegó a disputar 65 partidos con la selección de Yugoslavia. Varios de los cuales pertenecen a las fases finales de la Eurocopa de 1984 y el Mundial de 19990.

Dedicado a la profesión de entrenador tras colgar las botas, Hadzibegic volvería a coger las riendas del Betis muchos años después. Así en la 2000-2001, en el último descenso verdiblanco, el bosnio estuvo en el banquillo en la temporada del ascenso a primera. Actualmente, entrena en Francia a un equipo modesto, pero Faruk Hadzibegic aún tiene sitio en el corazón de los aficionados del Betis.
 
{youtubejw}7tBb7Hn3K_Q{/youtubejw} 

www.SevillaActualidad.com

Deja un comentario