Hoy hablaremos de uno de los jugadores que participaron de los primeros éxitos del Real Betis Balompié. Protagonista de la primera final de copa y del primer ascenso a la máxima categoría, merece la pena recordar a un hombre que tal vez no destacara por sus virtudes futbolísticas (que las tenía) sino por su sobriedad, humildad y profesionalidad, algo que tal vez hoy en día se echa en falta en un fútbol en el que impera el negocio frente a los sentimientos.

Ismael F. Cabeza. Jesús Ruiz Medrano, conocido futbolísticamente como Jesusín, nació en la localidad manchega de Sacedón (Guadalajara), el 7 de Agosto de 1908.     Siendo muy joven se trasladó a Alcázar de San Juan. Su padre regentó el kiosco de prensa de la estación de ferrocarril de la citada localidad. En el equipo de fútbol de este municipio, el C.D. España, se crió futbolísticamente antes de dar el salto al Real Betis Balompié. Su posición en el terreno de juego era la de defensa central.

Al club verdiblanco llegó en el año 1931. Sus buenas actuaciones en el C.D. España hicieron que los sevillanos se fijaran en él.     Con el Betis disputó un buen número de partidos. Entre otros jugó la final de copa que se disputó ante el Athletic de Bilbao el 21 de Junio de 1931 en Madrid. El Betis perdió 3-1 pero Jesusín destacó en aquella final formando en defensa con Aranda. Hay que recordar que se trató de la primera final disputada por un conjunto andaluz.

Otro de sus grandes éxitos deportivos fue el ascenso conseguido con el Betis en la temporada 1931/32, convirtiéndose igualmente en el primer club andaluz en alcanzar la primera división. El debut de Jesusín en la máxima categoría con los verdiblancos se produjo el 27 de Noviembre de 1932 ante el Athletic de Bilbao, cosechando una abultada derrota por 9-1.

En cualquier caso, el equipo finalizó la temporada en 5ª posición. En esos años se fraguó la consecución del primer y único título de liga del Betis, título que llegaría en la temporada 1934/35.

El buen rendimiento que ofreció Jesusín en el conjunto verdiblanco provocó que otros equipos se interesaran por él y en la temporada 1933/34 recaló en el Real Oviedo, recién ascendido también por primera vez en su historia a la división de honor. En el club asturiano rindió a buen nivel durante dos temporadas, siendo esos cuatro años (de 1931 a 1935) los más destacados de la carrera futbolística de nuestro protagonista, codeándose con los mejores equipos del momento.

Futbolista de raza, central contundente, jugador humilde pero seguro, dejó huella allá donde fue. Destacaremos algunas anécdotas o curiosidades que sobresalen en la biografía de Jesusín y que ayudarán a entender mejor sus características tanto futbolísticas como personales:

Jesusín formando junto  a sus compañeros del Real Betis•    En un partido disputado en 1930 entre el C.D. España y el Tomelloso (partido que finalizó a favor del primero por 7-1) Jesusín jugó de delantero anotando nada más y nada menos que 5 goles.

•    El 30 de Julio de 1933 sus “paisanos” de Alcázar de San Juan le organizaron un homenaje en un partido que enfrentó a una selección de jugadores manchegos y al C.D. España (con Jesusín en sus filas así como varios jugadores del Betis que fueron invitados al evento).

•    Era fácilmente reconocible su figura sobre el campo ya que siempre jugaba con un pañuelo blanco en la frente.

Tras retirarse del fútbol profesional Jesusín volvió a Alcázar de San Juan y trabajó como empleado de banca hasta su jubilación.

Este artículo está basado en información recopilada por Justo López Carreño para su artículo “Semblanza de Jesusín”, disponible en la página web del autor (www.justorien.es). Desde aquí envío a Justo mi agradecimiento y mi enhorabuena por su trabajo.

Más detalles en: www.rbetisb1907.blogspot.com 

 

www.SevillaActualidad.com

Deja un comentario