Portada » Cultura » Bromas musicadas (***)
Cultura

Bromas musicadas (***)

El Calvo invita: ‘Suing. El catacrack’, obra estrenada en La Fundición -con música en directo del cuarteto Jazz de Marras- y en cartel hasta el jueves 30: acérquense a pasar un buen rato o apúntense el título para acudir -esperemos que muy pronto- a otra sala.

Miguel Ybarra Otín. Los chicos de El Calvo presentan su cuarto espectáculo cómico: lo hacen con los mismos desenfado y poca vergüenza de siempre, con magníficos sketches y con la valentía y generosidad de compartir taquilla con estos grandes músicos, que son quienes inician la función.

Suenan saxo, bajo y guitarras cuando los cómicos, entre el escenario, comienzan a armar jaleo y a bajar las escaleras, tan generoso Falín M. Galán que, de camino al bar, ofrece traer cerveza a los espectadores; a su vuelta abre la puerta equivocada y aparece despistado en medio del concierto, que tanto le gusta (son realmente buenas, llenas de ritmo las melodías) que ahí se queda -a lo Nanni Moretti en ‘Caro diario’- tan contento y con ese descaro, arrastrado por las notas hasta esa batería que resulta que sabe tocar muy bien (aunque rompiendo el ritmo, claro). Magnífico el inicio.

Dani Bargalló acude a quitarlo del medio ante los estupefactos músicos y allí aparece entonces Juande Ibáñez -autor del texto de la obra y maestro de ceremonias en la misma- quien contrata a los dos amigos para ‘Suing’, la pieza sobre uno de los maestros del swing jazz, el personaje inventado Johnny D. Miller, a quien Dani Bargalló da vida desde su nacimiento en Nueva Orleans y hasta su muerte: música, drogas, mujeres, juicios, cárcel y el amor de su genial perro: simpatiquísimo el personaje interpretado por Falín.

Debes leer también  El mundo del flamenco pide nombrar a Manuel Herrera Hijo Adoptivo de Sevilla

La obra se desarrolla en dos actos, con un pequeño “intermedio” que sigue siendo obra y donde el perro discute con su dueño por básicas limitaciones del reparto. Hora y media larga de humor gamberro, absurdo, ingenio, mimo -muy buena la escena en que Dani Bargalló estira dos metros su brazo hasta coger la petaca-, exageraciones -la escena de las pipas-, etc., siempre con swing (y a veces clarinete en vez de saxo) como banda sonora.

Durante todo ello, se limitan a sus instrumentos los chicos de Jazz de Marras, de quienes un poquito de interpretación -a ojos de quien escribe- terminaría de ensamblar alguna escena, como la de la raqueta y la guitarra, que puede haber quedado algo previsible. Quizás también al enfadarse y retirarse del escenario podrían añadir algo de protesta, pues -sean actores o no- allí están y su silencio hace algo de vacío. Pero esto es sólo una opinión del espectador que escribe. Las risas, de cualquier modo, se desataron junto a los aplausos (aforo lleno ayer martes) durante toda la función.

www.SevillaActualidad.com

Sobre el autor

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required
Sevilla Actualidad

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required