A la izquierda, Alfonso Zurro, director de la obra. A la derecha, Manuela Ochoa, directora de la Escuela Superior de Arte Dramático de Sevilla, entidad organizadora del proyecto/Claramorales

La puerta numerada de una habitación de hotel contiene una historia distinta cada noche. Excepto cuando somos nosotros los que las habitamos tenemos vedado el paso a esos relatos que entonan, secretamente, sus huéspedes. Esta tarde, sin embargo, podremos conocer las entretelas de 25 habitaciones de hotel.

Alfonso Zurro, director de la obra, coordina el trabajo de 25 dramaturgos y más de 60 actores/C.M.Clara Morales. El Hotel Casa Romana (calle Trajano) aloja  hoy, en sus habitaciones, 25 obras teatrales breves con motivo del Día Mundial del Teatro. Aunque normalmente esta fiesta tiene lugar el 27 de marzo, aquí la Semana Santa nos hace cambiar el paso, y la celebración se adelanta dos días para poder tener algo de protagonismo entre cirios y cornetas. Para asegurarse de que éste no sea un “día mundial de” que caiga en saco roto como otros cientos, el dramaturgo y director teatral Alfonso Zurro se pone al mando de un proyecto que nos invita a pasar más allá de la recepción.

La obra tendrá lugar en el Hotel Casa Romana, situado en la calle Trajano/C.M.Las obras están escritas por 25 autores implicados, como dice Zurro, en el teatro andaluz: “siempre me ha importado muchísimo dar salida e importancia a la dramaturgia andaluza, a nuestros dramaturgos. El proyecto tenía valor en la medida en que los dramaturgos se implicaran en él. No íbamos a coger a dramaturgos nacidos en Andalucía que estuvieran viviendo en Madrid y trabajando en el teatro madrileño, sino a dramaturgos implicados en el teatro andaluz”. Más cuando el mismo Zurro, una de las principales figuras del teatro del sur, nació en Salamanca.

De una “cata” de dramaturgos llevada a cabo por el Centro de Documentación Teatral salieron nombres como los de Antonio Onetti, Gracia Morales, Antonio Hernández Centeno o el propio Alfonso Zurro. Las únicas premisas dadas a los creadores fueron que la escena durara en torno a los cuatro minutos y que tuviera lugar en una habitación de hotel.

Según el director de la obra, “la decoración de las habitaciones no se modifica, no va a haber una escenografía teatral”. Se trata de 25 historias de hotel, desde una estrella de la música haciendo honor al lema de sexo, drogas y rock’n’roll a un matrimonio con problemas sexuales. 

La visita al hotel

Las puertas del Casa Romana estan abiertas a todo el que quiera atravesarlas a partir de las siete de la tarde hasta las doce de la noche. El público, en pequeños grupos, será guiado por las habitaciones, que estarán divididas en cinco zonas con cinco obras cada una. Tras recorrer una zona, el espectador deberá salir a la calle y esperar de nuevo si quiere ver la siguiente. Adentrarse en una de estas zonas llevará en torno a media hora, mientras que la visita a todas las habitaciones ocupará más de dos horas y media.

Los organizadores, con este sistema, esperan agilizar al paso del público y reducir el tiempo de espera, ya que se estima que pasarán por el espectáculo entre 6.000 y 9.000 espectadores. El equipo que está detrás de este homenaje a la escena tampoco es pequeño: la apuesta de Alfonso Zurro, este escaparate del teatro andaluz, se sustenta en más de 100 personas.

Los huéspedes de Zurro

67 actores, entre alumnos, ex-alumnos y profesores de la Escuela Superior de Arte Dramático de Sevilla, mostrarán qué ocurre detrás del número metálico de una habitación de hotel. Coordinar semejante elenco no ha sido tarea fácil. Los ensayos comenzaron hace dos meses, y han sido llevados, según los actores, con una gran eficacia.

Los actores deberán representar sus obras, dependiendo de la afluencia de público, hasta 40 veces. Jesús  Pereira, “inquilino”  de la habitación 205, ve en esto una oportunidad de que su personaje crezca: “vamos a sacarle muchos matices, muchos colores. Va a haber una evolución desde la primera vez que lo representemos hasta la número 40. Yo no sé dónde puede llegar mi personaje”. Tampoco la cercanía del público parece ser un obstáculo, sino “un aliciente”.

Eduardo Tovar, de la 207, afirma que la concentración y la naturalidad son de vital importancia, porque “lo que quiere ver el público es algo que ocurre de repente en una habitación”. Miguel Ángel Amor, recién casado de la 309, habla entusiasmado de la relación que se establece entre los actores de la obra, aún atrapados en el mismo instante durante cinco horas.

Ahora se dirigen al ensayo general. Siguen trabajando para dejar a punto las vidas que estrenarán mañana. 

Día Mundial Del Teatro. Hotel Casa Romana (calle Trajano). 25 de marzo, de 19h a 00h. Entrada libre.

www.SevillaActualidad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *