El Ayuntamiento de Sevilla avanza en la estrategia de recuperación del patrimonio religioso con la licencia de obras para una nueva intervención en el Convento de Santa Inés que tiene como objetivo la consolidación de la cubierta de la escalera del patio del Herbolario.

La orden de las Hermanas Clarisas que regentan el Monasterio de Santa Inés, en la céntrica calle Doña María Coronel, han obtenido hoy autorización de la Comisión Ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente para estas obras de consolidación de la cubierta de la escalera del llamado patio del Herbolario, necesarias para avanzar con otro proyecto de rehabilitación planteado previamente.

La intervención, en concreto, parte de la necesidad de hacer frente a la restauración de la escalera que enlaza las plantas baja y alta del patio del Herbolario, constituyendo el único acceso natural a esta parte superior del convento. Se trata, además, de una pieza monumental, de mediados del siglo XVI y de gran singularidad, por contar con composiciones mudéjar y del renacimiento que, pese a lo cual se halla en un lamentable estado de deterioro. Debido a ello se mantiene clausurada desde hace años juntamente con el tramo que parte desde el final de ésta hasta la espadaña del convento.

Una intervención «imprescindible»

Tanto por sus valores estéticos y arquitectónicos como por ser la vía propia de comunicación con la planta alta del edificio, la rehabilitación de este elemento resulta del todo necesaria y fundamental para la posterior restauración de las pinturas renacentistas de las galerías de la planta primera y para la puesta en valor del claustro del Herbolario, en el que se encuentra.

Este patio, prácticamente desconocido, puede suponer una gran aportación al patrimonio monumental de Sevilla una vez sea rehabilitado, por lo que resulta del todo conveniente iniciar las actuaciones necesarias para conseguir esa revalorización, la primera de las cuales sería la puesta en valor de la escalera. Así se manifestó además en el último informe de I.T.E (Inspección Técnica de Edificios) realizado en el convento, en el que se conminó a la rehabilitación de este elemento al tiempo que a la realización de otras obras de conservación.

La necesidad de aportar más fondos

Con el ánimo de ayudar a las monjas clarisas en esta importante actuación, presupuestada en 40.000 euros, la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente aprobó el año pasado concederles una subvención por la totalidad de este presupuesto, dentro de su línea de ayudas a la conservación del patrimonio histórico de carácter religioso.

Sin embargo, una vez concedida la licencia de obras e iniciadas éstas se descubrieron importantes daños en el artesonado, inicialmente no previstos. Exactamente, al descubrir la  parte interior entre el artesonado y la cubierta se advirtió que la viga cumbrera se encontraba totalmente cedida y partida, obligando a una intervención en la cubierta no esperada inicialmente.

A la vista de ello, la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente ha decidido aprobar una nueva ayuda económica a esta congregación religiosa para que puedan afrontar estas obras en la cubierta, imprescindibles para llevar a cabo las previstas sobre la escalera. La subvención concedida asciende a otros 40.000 euros sobre un coste total de esta intervención supera los 64.000 euros.

Este nuevo proyecto de obras, considerado un reformado del anterior, ha sido autorizado hoy. Como es preceptivo, por tratarse de un Bien de Interés Cultural, el documento ha recibido previamente el informe favorable de la Comisión Provincial de Patrimonio de la Consejería de Cultura. Se incluyen además los trabajos de conservación derivados del informe de I.T.E. y otros para eliminar una pequeña y angosta escalera de caracol situada en el ángulo opuesto del claustro que ha venido utilizándose hasta ahora para acceder a la planta de cubiertas.

Con esta nueva ayuda son ya 80.000 euros los que desde Urbanismo se han destinado recientemente a mejorar el estado de conservación de este convento, que se construyó entre los siglos XIV y XV y por lo tanto, de origen medieval.

La estrategia de recuperación del patrimonio religioso

En los dos últimos años, se han distribuido casi 700.000 euros en subvenciones para colaborar al mantenimiento de este tipo de edificios patrimoniales de carácter religioso, que han correspondido entre otros a la Capillita de San José de la calle Jovellanos, la iglesia del Convento Madre de Dios de la calle San José, la Puerta de Córdoba integrada en la iglesia de San Hermenegildo en la muralla de la Macarena, el Convento de San Leandro o, el ya referido Convento de Santa Inés. 

Para seguir con la rehabilitación de bienes patrimoniales, Urbanismo ha aprobado además nuevas subvenciones como la explicada de 40.000 euros para el Convento de Santa Inés, 35.000 euros para la rehabilitación de la portada de la iglesia de Santa Isabel, otros 35.000 para la mejora de la Capilla de la Hermandad del Carmen de Calatrava, y 120.000 euros para la ejecución de una nueva fase de obras de recuperación de las pinturas murales de la Capillita de San José.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad