desnudando-a-marilyn

Paz de Alarcón se convierte en Marilyn Monroe en su nuevo espectáculo ‘Desnudando a Marilyn’, dirigido por Estrella Távora y de estreno el 9 y 10 de enero en el Teatro Quintero de Sevilla.

Incombustible y polifacética, Paz de Alarcón es un auténtico todoterreno de la escena. Tras el éxito de su montaje quizás más personal hasta la fecha, ‘Las Mujeres que hay en mí’, ahora se mete en la piel de uno de los mayores iconos de la historia del cine: Marilyn Monroe.

En ‘Desnudando a Marilyn’, la escenógrafa, actriz y cantante recrea las últimas horas de vida de la diva, bajo la dirección de Estrella Távora (‘Las mil noches de Hortensia Romero’, ‘La gloria de mi mare’).

Paz reconoce que le da bastante vértigo este papel. “Es un gran reto como actriz, porque Marilyn es un personaje con un magnetismo especial, una mezcla de naturalidad, ingenuidad, sensualidad… Además es un icono. Una mujer realmente bella por fuera y compleja por dentro”.

El montaje no muestra únicamente a Marilyn en el apogeo de su carrera, rodeada de glamour, sino que “descubre a Norma Jean en su intimidad, en su casa, sus carencias afectivas, sus miedos y anhelos”.

El proyecto ‘Desnudando a Marilyn’ tiene su origen en Cuba. Durante una gira de ‘Las mujeres que hay en mí’ en la isla, el autor cubano Luis Oreste Grau descubrió a Paz y vio enseguida en ella a la estrella norteamericana. Grau había escrito hacía muchos años este texto sobre Marilyn para una gran actriz cubana pero nunca se llegó a montar. No tuvo la más mínima duda al ofrecérselo a Paz de Alarcón, reescribiéndolo para incluir los números musicales en directo. “En cuanto Grau me envió el texto retocado, pensé rápidamente en Estrella Távora para la dirección. Ella lo vio claro y nos pusimos en seguida a investigar sobre Marilyn y a adaptar el texto al español, porque las expresiones cubanas son algo distintas”.

Paz de Alarcón ha incorporado al texto de Luis Oreste una concepción musical del espectáculo. ‘Desnudando a Marilyn’ se convierte en dos obras a la vez. En una de ellas vemos a Marilyn, sola, abandonada, asustada en su pequeña casa de Brentwood (California) donde encontró la muerte. En la otra, Marilyn, de la mano de una estupenda Paz de Alarcón que canta sus más importantes hitos musicales rescatados de sus películas, se convierte en el icono que todos conocemos y del que generaciones enteras se enamoraron.

En la obra se cuenta que Norma Jean tuvo un hijo a los 15 años que le quitaron nada más nacer, o que tuvo un matrimonio que tan solo duró 48 horas. Pinceladas de una vida llena de luces y sombras, de las que, según la actriz sevillana, “nos interesaba su fragilidad, su soledad, su necesidad de amor, el conseguir llegar hasta donde se propuso y lo que sufrió por ello. En el fondo sólo era una niña asustada deseando que alguien la abrazara”.

Texto, música y caracterización

Pero en ‘Desnudando a Marilyn’, además del texto y la interpretación, hay dos aspectos que resultan aún más importantes que en cualquier otro montaje: el vestuario y la caracterización, a cargo de Andrés González y Amparo García respectivamente. El parecido conseguido es muy razonable, desde luego, pero la compañía ha querido hacer una curiosa y original prueba: “Un día la saqué a pasear para ver las reacciones de la gente (Norma Jean también sacaba su personaje a pasear). Salí maquillada y con la peluca por la calle San Luis en Sevilla, toda llena de obras, y las caras de los obreros y los transeúntes fueron increíbles. Me sentí como una estrella, era solo una cuestión de actitud: el contoneo, la manera de mirar, la caída de ojos… Luego hice el mismo recorrido en sentido contrario con una actitud normal y ¡nadie me miró!“. “Marilyn construyó su personaje milímetro a milímetro”, apunta Paz, “incluso se limaba unas pulgadas uno de los tacones para tener ese contoneo al caminar. Su problema fue que el personaje en muchas ocasiones se comió a la mujer”.

Este equilibrado equipo de trabajo se completa con una cuidada composición musical a cargo de Alejandro Cruz-Benavides. “He trabajado con Alejandro en varios proyectos”, cuenta Paz, “y tenemos juntos una banda, NoSoloJazz; me gusta su sensibilidad y confío plenamente en su trabajo así que cuando el proceso estaba más o menos a medio camino y la obra estaba ya dibujada hicimos un pase sólo para él. Con un piano por delante fue improvisando en directo lo que le inspiraba la obra. Luego en su estudio lo terminó y nos lo envió. Así de fácil y así de genial”.

‘Desnudando a Marilyn’ es la segunda producción que Paz de Alarcón realiza bajo el sello Rojo Carmín, una compañía caracterizada por el musical, las canciones en directo, las temáticas y, en el fondo, la manera de sentir la vida de la propia artista.

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *