seff-cine-angelespinola

‘El desconocido del lago’ se hace con el Giraldillo de Oro

La décima edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla (SEFF’2013) estuvo a la altura de la ciudad, ganándose al público con películas de calidad. La repercusión nacional, tarea pendiente.

Poco a poco, sosegadamente. Así va avanzando el SEFF, que ayer clausuró su décima edición con la entrega de premios. Un festival joven, que en sus inicios no tenía la actual temática europea, pero que lentamente se va consolidando como uno de los más importantes del panorama cinematográfico español. Y la principal fuente acreditativa de esta afirmación es el público.

“Es que son pelis muy raras”, “¿versión original? Paso”, “son películas de directores muy desconocidos”, estas excusas están desapareciendo progresivamente del público sevillano del festival, que en esta edición ha copado las salas a diario, agotando multitud de sesiones, incluso las de cintas menos llamativas. El director de la muestra y uno de los principales artífices del éxito de esta edición, José Luis Cienfuegos, calculó, a falta de las cifras oficiales, un incremento del 40% en la asistencia a las proyecciones respecto al año anterior.

Unas cifras que apuntan al optimismo, y en las que un triple factor ha jugado un papel importante. Por un lado, mantener el precio de las entradas a tres euros (rebajándose hasta uno con los abonos), en una época en la que ir al cine comercial cuesta una media de seis euros. Por otra parte, el aumento de películas de origen español, que ha empujado hasta las salas a mucho público reacio a ver filmes subtitulados. Y el tercer factor, el más importante, ha sido sin duda la calidad de los productos audiovisuales que este año se han ofertado en la amplia (182 películas) cartelera de la muestra. Pocas películas han defraudado y la mayoría ha mantenido un nivel medio muy superior al de ediciones pasadas.

Así, dentro de la Sección Oficial, la que aspiraba al Giraldillo de Oro (que fue para ‘El desconocido del lago’), destacaron ‘La gran Belleza’, ‘The Congress’ o ‘The Inmigrant’, cintas rodadas por directores de renombre y protagonizadas a veces por actores de Hollywood. La sección más popular, sin embargo, suele ser la de la European Film Academy (EFA), en la que este año han destacado ‘Alabama Monroe’, o ‘Blancanieves’.

En los dos últimos años (desde su llegada al festival), Cienfuegos también ha introducido, exitosamente, dos nuevas secciones: Las Nuevas Olas, dedicadas a autores jóvenes y rompedores, y Resistencias, dedicada a productos de escaso presupuesto pero mucha creatividad. Ambas llenaron sus salas para proyecciones distintas, menos convencionales, pero sin perder atractivo.

Los estrenos absolutos de Panorama Andaluz, Cortometrajes de calidad, el ciclo y la presencia de Leos Carax en el festival, salas repletas en el ciclo Focus Europa dedicado al cine portugués, una película inaugural decente, con buena alfombra roja, y multitud de actividades paralelas, han propiciado también que la décima edición de la muestra haya sido un festival de diez.

Tras unos años titubeantes, donde no acababa de cuajar en la ciudad, el SEFF parece caminar por el sendero adecuado. Se ha ganado a Sevilla, y ahora necesita ganarse al resto del país. Y es que la repercusión nacional e internacional sigue siendo la principal tarea pendiente del festival. Faltan críticos de renombre en las salas de prensa, faltan televisiones emitiendo las galas de inauguración y clausura, falta, al fin, un reconocimiento mayor más allá de las fronteras sevillanas. Pero, poco a poco, sosegadamente, todo llegará. A los cinéfilos les queda la esperanza de que el SEFF pase algún día de ser un festival de diez, a serlo de matrícula de honor.

www.SevillaActualidad.com