Portada » Cultura » La Cubana convierte el Lope de Vega en un altar
campanadas-de-boda-la-cubana-josep-aznar
Cultura

La Cubana convierte el Lope de Vega en un altar

La compañía catalana estrenó ayer al obra ‘Campanadas de boda’ en el teatro sevillano, que reconoció con una sonora ovación un espectáculo memorable.

Tanto para los que quieran casarse como para los que rehúyen el matrimonio. La obra que se estrenó en la tarde de ayer en el Teatro Lope de Vega es la perfecta hoja de ruta que recoge hasta el último detalle de lo que significa una boda: apariencias, disputas y mucho lujo. Lo de menos, el enlace.

La compañía catalana La Cubana presentó ayer la obra ‘Campanadas de Boda’ en el Lope de Vega de Sevilla donde el humor es el pilar que sustenta las dos horas y media de espectáculo en las que el reparto, dirigido magistralmente por Jordi Milán, conectaron casi desde el primer minuto con las más de 800 almas que abarrotaban el teatro hispalense.

A excepción de algunos minutos iniciales en los que el espectador intenta situarse, la obra se desarrolla con un ritmo frenético que habilidosamente se mantiene a lo largo de todo el espectáculo casi sin altibajos. Detalla las horas anteriores al enlace matrimonial de Violeta (Montse Amat) con el actor indio Vickram Sodhi, una boda innecesaria para la novia, que se ha visto casi obligada a casarse a instancias de su madre, Hortensia (Margarita Totusaus) y su tía Margarita (Alexandra González), quienes han organizado minuciosamente todos los detalles.

La obra va creciendo conforme va avanzando el tiempo y se acerca el momento del enlace. Los personajes van apareciendo progresivamente para no perderse la boda de Violeta y muestran las complicadas relaciones que existen entre los miembros de una familia, con sus peleas incluidas. Ex mujeres ‘sabelotodo’, cuñadas manipuladoras, tías de mantilla o hermanos gays son parte del engranaje que mueve la obra.

Debes leer también  Sevilla conmemora el descubrimiento del estrecho de Magallanes

Los clichés, las convicciones sociales o los prejuicios son algunos de temas que el director pone sobre el escenario del Lope de Vega articulados a través de un estilo humorístico y de comedia que provoca en multitud de ocasiones la carcajada sincera del público.

Sobresaliente es, sin duda, la adaptación que los autores han imprimido a la obra durante su representación en la ciudad. Desde la Giralda hasta el Palacio de las Dueñas, pasando por el casco histórico, son continuas las referencias sobre Sevilla. Aunque memorables son las dedicadas al delegado de Empleo, Economía, Fiestas Mayores y Turismo, Gregorio Serrano o al presidente del equipo de fútbol del Sevilla, José María del Nido, quienes, sin estar presente, tuvieron su instante de gloria.

A la agilidad de la obra durante toda la primera parte se suma la apuesta por lo visual que se hace en la segunda parte, cuando comienza el enlace. Es entonces cuando el público cobra verdadero protagonismo y forma parte de la trama, al actuar como invitados de la boda. A partir de este momento, la interacción es constante y algunos espectadores ven cómo pasan de contemplar a ser contemplados, participando en la propia acción con los actores.

Luces, flores, colores, música, baile…. La última parte de la obra está desarrollada de forma brillante para alcanzar el clímax de la obra con una puesta en escena impecable en la que se conjuga la actuación de los actores con escenas grabadas a modo de videoconferencia. A partir de aquí, los actores dejan paso al público que cobra aún más protagonismo hasta tal punto que la obra alcanza en este momento el nivel de musical donde hasta el más introvertido no podrá resistirse a bailar y aplaudir el exótico ritmo de las melodías hindús.

Debes leer también  El Ayuntamiento de Sevilla homenajeará a Manuel Herrera, exdirector de la Bienal

La habilidad de la obra está precisamente en hacer pensar al espectador que, realmente, está contemplando el entramado de relaciones y disputas familiares que se esconden tras la organización de una boda y, sobre todo, en hacerlo disfrutar como si fuera un invitado más.

La obra no defrauda y estará hasta el próximo 23 de junio en el Teatro Lope de Vega. Es un espectáculo visual y sonoro ante el cual es imposible quedarse impasible. Ah, y un consejo. Si va, maquíllese y vístase con las mejores de sus galas porque ya sabe que, como en todas las bodas, los invitados suelen llevarse buena parte de las instantáneas.

www.SevillaActualidad.com

Sobre el autor

Avatar

Alejandro Balbuena

Nació en Sevilla y pronto supo que lo suyo sería la comunicación. Es licenciado en Periodismo en la Universidad de Sevilla y Máster en Marketing Digital por la Universidad de Málaga. Especialista en Comunicación Estratégica y Publicidad, es miembro de la Asociación de la Prensa de Sevilla.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required