El cambio climático, el descubrimiento del bosón de Higgs o la situación económica de los científicos son algunos de los temas que Antonio Fraguas de Pablo, más conocido como Forges, plasmaba en su viñeta diaria en el diario El País desde 1995. El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha recogido 66 de ellas en la exposición ‘La ciencia según Forges’ que podrá verse en la delegación institucional del CSIC en Andalucía y Extremadura, en el Museo Casa de la Ciencia (Sevilla), del 15 de mayo al 15 de junio de 2021.

Tras dar el pistoletazo de salida en el campus central del CSIC, en Madrid, y viajar por ciudades como San Sebastián, Barcelona, Pamplona o Valladolid, continúa su recorrido por la capital hispalense.

“La voluntad de la muestra es conjugar las dos vertientes: homenajear a Forges y reivindicar el papel que debería tener la ciencia en el futuro de la sociedad”, explica Fernando del Blanco, responsable de la biblioteca del Centro de Investigación y Desarrollo (CID) del CSIC y comisario de la exposición. 

El contenido de la exposición refleja la particular interpretación del dibujante sobre cuestiones universales tales como la evolución humana, teorías como el Principio de Arquímedes e incluso los avances tecnológicos a través de un Cervantes tuitero.

Personajes y escenas cotidianas

El humorista gráfico, fallecido en febrero de 2018, dibujó mucho sobre ciencia “cuando en los grandes medios no tenía un espacio habitual”, recalca del Blanco, quien espera que la exposición “acerque a la gente algunos conceptos científicos de forma amena y divertida”.

Se caracterizó por la utilización de personajes cotidianos como protagonistas de sus múltiples viñetas: el becario, las viejas o el matrimonio con los que millones de españoles se sentían identificados. La cercanía, su gran dote, personal y profesional, hizo que se creara un diccionario propio que ya está en el imaginario colectivo con expresiones como muslamen, bocata, formidéibol, entre otras.

Además, utilizó la representación pictográfica para reclamar mayor atención y recursos para las instituciones científicas así como para la comunidad investigadora, apelando a los recortes de presupuesto y a los eternos estudiantes en prácticas. “Él reflejó en multitud de viñetas esta preocupación, siempre desde la crítica -hacia los que la ningunean-, pero con ternura y haciéndonos reír y reflexionar. Sus chistes reclamaban más recursos, prestigio y reconocimiento para la ciencia y especialmente para los investigadores e investigadoras”, recalca su hija, Berta Fraguas, con motivo de su reestreno en Sevilla.

La Casa de la Ciencia, comprometida con Forges

Margarita Paneque, delegada institucional del CSIC en Andalucía y Extremadura y directora del Museo Casa de la Ciencia de Sevilla, afirma que desde su institución están “muy contentos de poder acercar al público esta exposición, con el objetivo de hacerles conocedores de la particular interpretación que hizo Forges de la Ciencia, siempre de la mano de su gran aliado, el humor”.

“Mi padre creía profundamente que la ciencia -y sobre todo la investigación- son fundamentales para que podamos construir un mundo mejor, y desde luego esta pandemia le ha dado la razón. Ahora tenemos una gran linterna alumbrándonos el camino a seguir, hagamos caso a Forges, que ¡quién sabe!, quizá sea él el que está sujetando la linterna”, expone Berta Fraguas. También, Pilar Garrido, viuda de Forges, expresa su apoyo y reivindicación a este acto: “Antonio tuvo una cualidad nada común: ver los problemas de las personas y de sus profesiones (de los políticos, de los intelectuales, de los científicos…) y ser el hilo conductor que llevaba esos problemas a la mayoría de la población, consiguiendo, a través del humor, una sonrisa a los no involucrados, tomando conciencia de ello y siendo empáticos”.

Antonio Fraguas de Pablo ‘Forges’ (1942-2018) es uno de los cronistas gráficos más certeros de la España de los últimos 50 años. Sus dibujos y viñetas relativos a la ciencia constituyen un apartado apasionante y en absoluto menor de su actividad en prensa. Desde su tribuna diaria retrató múltiples facetas de la investigación científica: imaginó escenarios y situaciones insólitas, abordó a sus protagonistas desde prismas descacharrantes, contempló con atención el avance vertiginoso de la tecnología, retrató con agudeza los desafíos a los que se ha de enfrentar y denunció de forma recurrente el abandono que han sufrido tradicionalmente los organismos españoles dedicados a generar conocimiento.

Hasta el 15 de junio

‘La Ciencia según Forges’ ha sido producida por la Vicepresidencia Adjunta de Cultura Científica del CSIC y cuenta con la colaboración de la Fundación General CSIC a través de la convocatoria de ayudas ‘Cuenta la Ciencia’, así como con el apoyo de la Fundación Dr. Antoni Esteve y del Instituto Quevedo de las Artes del Humor, perteneciente a la Fundación General Universidad de Alcalá. La exposición está comisariada por el responsable de la Biblioteca del Centro de Investigación y Desarrollo (CID/CSIC), Fernando del Blanco, y por Gregori Valencia (IQAC), con la asesoría técnica de Jordi López (IDAEA).

“Cuando Fernando Blanco y Gregori Valencia, comisarios de la exposición, nos presentaron la recopilación de viñetas en las que Forges abordaba la ciencia desde muchos ángulos y desde su mirada tan crítica enseguida vimos el potencial divulgativo que podía tener esta exposición. Lograba acercar la ciencia a la ciudadanía a través de su rincón diario de ingenio y creatividad, a través de un vehículo a priori tan poco habitual como una viñeta de humor”, afirma Félix Bosch, director de la Fundación Dr. Antoni Esteve, una de las entidades sin ánimo de lucro que colabora en esta exposición itinerante y que lleva más de 37 años potenciando la divulgación científica.

La exposición podrá visitarse en el Museo Casa de la Ciencia de Sevilla hasta el próximo 15 de junio, en horario de 10 a 14 horas (lunes) y de 10 a 20 horas (de martes a domingos y festivos incluidos).

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario