La cuaresma en Sevilla no es solo el preludio de la semana mayor de la ciudad, sino también la época donde la gastronomía sevillana saca a la luz una gran variedad de suculentos platos. Las torrijas son uno de los postres que más triunfan en Sevilla en esta época del año.

En el centro de Sevilla, la oferta gastronómica de este dulce típico de cuaresma es tan variada como interesante. Desde Sevilla Actualidad te recomendamos las torrijas que más nos gustan del centro de la ciudad.

Torrija de la Antigua Abacería de San Lorenzo, Sevilla

Una de las torrijas que más triunfa entre los sevillanos viene de una de las zonas más castizas de la ciudad. A tan solo 500 metros de la plaza de San Lorenzo y de la Basílica del Gran Poder, se encuentra la Antigua Abacería de San Lorenzo.

Torrija de Manzanilla y Pedro Ximénez de la Antigua Abacería de San Lorenzo. SA.

Sus torrijas, en formato ‘mini’, son melosas y con un dulce moderado. Se apartan algo de la receta tradicional, pues el vino que utilizan no es vino blanco. Los vinos generosos son el alma mater de esta torrija, bañada en manzanilla de Bodegas La Gitana y Pedro Ximénez de Jerez. Esta mezcla de vinos generosos le da un dulzor extra y un toque distinto a esta torrija. En cuanto a la miel, utilizan miel ‘El Pinsapar’, procedente de la gaditana Sierra de Grazalema. El pan utilizado procede de la panificadora ‘Virgen del Rosario’ en Burguillos.

Cuaresma 2021

Ochoa

En pleno corazón de Sevilla, en la calle Sierpes, se encuentra el conocido obrador y cafetería ‘Ochoa‘. Esta torrija tiene un tamaño más parecido al de una rebanada de pan de molde.

Torrija de la centenaria confitería Ochoa. SA.

Sigue la receta tradicional de torrija sevillana, con vino blanco y miel de abeja. Si la melosidad no es la principal de sus cualidades, el sabor almibarado y la cobertura crujiente son su principal característica. Es una torrija que se sirve bastante fría, al estar almacenada en las vitrinas refrigeradas de este centenario obrador.

Confitería La Campana

Una de las torrijas que triunfan cada año en cuaresma es la que hacen en la Confitería La Campana. Sin duda es una de las torrijas más famosas de la ciudad, por su cobertura crujiente con un regusto a refrito, y un interior meloso.

Torrija de la Confitería de La Campana. SA.

Siguen la receta tradicional y tiene un tamaño mediano. La miel que utilizan es la tradicional ‘Milflores’, mientras que están empapadas en vino blanco. Es sin duda la opción para los más golosos, pues esta versión que realizan en La Campana viene bien empapada en miel.

La oferta en el centro de la ciudad en cuanto a estos dulces típicos de cuaresma es amplia y variada. En un año sin procesiones y cofradías en la calle, los sevillanos podrán al menos, endulzar su Semana Santa.

Miguel Salvatierra

Miguel Salvatierra

Periodismo. Apasionado por la comunicación. Aprendiendo todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *