IMG_7647

Miles de ciudadanos han participado en los 35 espacios culturales que la Noche en Blanco agrupó para recuperar, con una iniciativa ciudadana, la actividad.

A la espera de datos oficiales por parte de la organización el éxito de público y aceptación de la recuperada Noche en Blanco de la Cultura, ha sido notable. Tanto es así que la felicidad entre participantes y organizadores era absoluta a última hora de la jornada.

La iniciativa parte de la Asociación Sevilla se Mueve y el blog Cultura de Sevilla. De la mano han conseguido aunar a más de una veintena de espacios culturales, tiendas que mezclan lo comercial con lo lúdico y al Ayuntamiento de Sevilla, entre otros. Al final ambos lograron componer una oferta cultural para la noche de ayer de hasta 35 propuestas.

La participación fue notable, pese al mal tiempo que durante toda la jornada visitó ayer la ciudad. Antes del inicio de las visitas, a las 20:30, el Ayuntamiento ya registraba cola para poder ver su interior. Además la ruta era más especial si cabe pues los encargados de contar la relevancia e historia del edificio consistorial eran profesores ya jubilados de la asociación Exedra. Una de sus guías, Mercedes, se afanaba en relatar a los asombrados visitantes cada detalle del Ayuntamiento. Muebles, pinturas y detalles arquitectónicos eran relatados casi de carrerilla por la tan peculiar guía. En este punto la participación fue tal, que en lugar de hacer una ruta cada 45 minutos, se acabó haciendo una cada diez.

Otro de los puntos con más participación fue el Aljibe romano de la Plaza de la Pescadería, abierto por primera vez tras su inauguración. Desde antes de su apertura, prevista para las nueve y posteriormente adelantada eran ya decenas de sevillanos los que hacían cola. Allí uno de los voluntarios de la organización explicaba grupo tras grupo de visitantes los orígenes y el funcionamiento de este antiguo depósito de agua que abastecía a la industria local de Híspalis. En este punto también participó en la Noche en Blanco el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, y la delegada de Cultura, María del Mar Sánchez Estrella, que permitió la colaboración entre el Consistorio y la organización de la Noche en Blanco, haciendo posible la apertura de seis espacios municipales.

Tampoco el Antiquarium se quedó atrás. El público empezó la cola, que al final de la noche acabó saliendo hasta la misma plaza. También en este espacio eran guías especializados quienes hacían las respectivas rutas entre ruinas, cristal y luces de colores, que daban a la noche un toque más lúdico aún.

En otro punto de la ciudad, los Jardines de San Telmo, fueron la Fundación Valentín de Madariaga, la Casa de la Ciencia o el Casino de la Exposición quienes ambientaron este lugar. Hubo pases de modelos, conferencias y la exposición permanente de Miguel de Molina. El éxito, también aquí, fue notable. Aunque la botellona, habitual en esta zona, tampoco quiso perder su protagonismo.

Pero si en algún punto tenía la organización más interés por conocer la acogida, eran los pequeños comercios y galerías de arte que se habían sumado a la Noche en Blanco, en muchos casos por convencimiento propio, y que afrontaban un horario ampliado de sus espacios, aunque no sabían la acogida que pudiera tener la misma. Y la sorpresa también fue mayúscula para los organizadores que visitaron varios puntos del centro y recibieron felicitaciones y el acuerdo -por adelantado- de que volverán a participar en la próxima edición “encantados”.

Precisamente en tiendas como La Importadora, Un gato en bicicleta o La Seta Coqueta, en la zona de Regina y el Soho Benita -denominación impulsada por los comerciantes de este lugar entre la Alfalfa y la Encarnación- recibieron “cientos” de personas durante la noche, garantizando así el éxito de públio -y también de ventas- de estos lugares. En Blanco se quedaron también literalmente en No Lugar, en Trajano, cuando aún abriendo dos horas antes de lo previsto, echaron el cierre media hora antes “porque la afluencia fue tal que he tenido que contar con los amigos para que me ayudaran a atender a tanta gente” contaba una de las responsables del establecimiento.

Experiencias, ilusiones y alegrías que jalonaron una noche hecha para jóvenes y mayores, grupos de amigos o familias completas que no quisieron resistirse a demostrar a propios y extraños que las iniciativas no siempre parten de la administración porque cuando la ciudadanía organiza algo de interés, los sevillanos también la hacen suya. La pelota queda ahora sobre la Consejería de Cultura, gran ausente de la noche, que ya retiró su apoyo a la iniciativa, cerrándola -pese a mantenerla abierta en Málaga- y que ahora se quedará a buen seguro boquiabierta ante la respuesta masiva de los sevillanos, que volvieron a decir que la Noche en Blanco forma parte ya del calendario cultural de la ciudad.

www.SevillaActualidad.com

Christopher Rivas

Christopher Rivas

Licenciado en Periodismo y Máster en Sociedad, Administración y Política, puso en marcha el 'Proyecto Deguadaíra', germen de Sevilla Actualidad. Ha pasado por El Correo de Andalucía, Radio Sevilla-Cadena...