La Esperanza caminó en todo momento acompañada de decenas de miles de fieles/Abraham Rodríguez

Sevilla “se llena” de Esperanza con la Reina de San Gil en su camino de regreso a la Basílica tras pasar 24 horas fuera de su templo. La imagen presidió la ceremonia de beatificación de Madre María de la Purísima, de la congregación de las Hermanas de la Cruz. El acto en el Olímpico contó con 45.000 devotos. En la calle, más de 60.000 personas caminaron junto a la Macarena.

Antonio Campos/Sevilla Actualidad. Más de 45.000 devotos –algunas decenas de miles más en la calle- han vivido desde la madrugada del sábado el acto de beatificación de la Madre María de la Purísima, enriquecido con el traslado al Estadio Olímpico de Sevilla de la imagen de la Reina de San Gil.

De esta forma, y según datos del CECOP, en el interior del recinto deportivo el aforo de público se ha situado en unas 45.000 personas, que han seguido pacientemente la ceremonia eucarística presidida por los cardenales Amigo Vallejo, Rouco Varela y García Gasco, el prefecto de la Congregación de Santos, Ángelo Amato, el nuncio en España, Renzo Fratini, una treintena de prelados, entre ellos, el nuncio en Rumanía, Javier Lozano, o el obispo de la diócesis argentina de Añatuya, Adolfo Armando Uriona, además de seiscientos sacerdotes.

Además, y en el apartado de figuras de la sociedad hispalense, a la beatificación han asistido el presidente del PP-A, Javier Arenas, y la delegada de Fiestas Mayores de Sevilla, Rosa Mar Prieto, presente en nombre del alcalde.

Tampoco ha faltado la pequeña Ana María, que sufrió una grave lesión cuando apenas tenía tres años y medio, en 2004, y que tras encomendarse su familia a las Hermanas de la Cruz y a Madre María, experimentó una mejoría a la que los médicos no encontraron explicación. Cabe recordarse, además, que Madre María de la Purísima pertenecía a esta congregación, cuya fundadora, Santa Ángela, ya fue canonizada por Juan Pablo II.

Acompañada de 60.000 personas

Mientras tanto, la imagen de Nuestra Señora de la Esperanza Macarena abandonó el Olímpico, comenzando su regreso a la Basílica, minutos después de las 19:00 horas, acumulando un retraso de más de una hora sobre el horario previsto.

La Reina de San Gil inició el camino de vuelta ante una multitud de personas que abarrotaba desde primeras horas de la tarde los aledaños del estadio. A ello hay que sumar los más de 1.000 hermanos con cirio que precedieron al paso.

Vestida con el manto de la Coronación, la Esperanza Macarena regresaba así, acompaña en muchos momentos por más de 60.000 personas, a su sede canónica tras pasar casi 24 horas fuera de ella. En todo momento, y durante el recorrido, tanto a la ida como a la vuelta, no faltaron los sones de la Banda de Música del Carmen de Salteras, agrupación que acompaña fielmente cada Madrugá a la imagen mariana.

La jornada del sábado 18 de septiembre deja así imágenes para la historia de Sevilla, con la Esperanza Macarena cruzando el Guadalquivir y caminando por las calles de la capital sobre su paso pero sin palio, una estampa que no se veía desde mitad de siglo.

www.SevillaActualidad.com

Antonio Campos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, empezó en la comunicación local y actualmente trabaja para laSexta. Máster en Gestión Estratégica e Innovación en Comunicación, es miembro...