La última hora, en tu móvil

La mejor manera de enterarte de todo al momento

Si tienes intención de ver todas las cofradías, no esperes todo el cortejo y busca los pasos cuando sea posible, especialmente en las cofradías con mayor número de nazarenos. Ten en cuenta que en Semana Santa el camino más corto casi nunca  es la línea recta.

Al haber solo cinco cofradías en el Sábado Santo y una el Domingo de Resurrección, es muy fácil verlas todas e incluso repetir. La ruta que proponemos para el sábado comienza tarde, aunque si aún tiene fuerzas para salir al mediodía, no se pierda Los Servitas de ida hasta Santa Ángela.

19:00: El Sol en la Plaza de la Contración. 20:15: Los Servitas en la Cuesta del Rosario. 21:30: El Santo Entierro en Alemanes-Hernando Co­lón. 22:30: La Trinidad en Ponce de León-Almirante Apodaca-San Pedro. 23:45: Entrada de la Soledad de San Lorenzo

11:30 El Resucitado en Santa Ángela – Dueñas.

DETALLES EN LOS QUE FIJARSE

Cada cofradía tiene una serie de características que bien por su novedad –estrenos- o singularidad, las hacen únicas en la Semana Santa.

El Sol: No pierdas detalle del cortejo y del paso de palio, que nos intenta retrotraer a la Semana Santa de hace siglos. Sigue completando su singular paso de palio, estrenando el techo del mismo.

Los Servitas: Presta atención al magnífico repertorio musical, de corte fúnebre, en el paso de Misterio. Estrena faldones bordados en ambos pasos.

La Trinidad: Si es amante de las bandas de cornetas y tambores, estas de enhorabuena. En los dos primeros pasos puede escuchar a Tres Caídas y Cigarreras, consideradas por muchos las mejores de Sevilla. En su recorrido de vuelta, recupera el paso por la Plaza de San Leandro.

El Santo Entierro: Es la única hermandad cuyo Hermano Mayor no proce­siona vestido de nazareno, sino que lo hace de chaqué.

La Soledad de San Lorenzo: Bajo el manto de la Virgen van los “Sobres de la Caridad” con las donaciones para obras asistenciales realizadas por hermanos y devotos.

El Resucitado: el ángel del paso de misterio, obra de Francisco Buiza, ha sido restaurado.