Este domingo 4 de diciembre se ha celebrado el primer Día de la Bandera de Andalucía, recientemente elegido por el Gobierno andaluz en conmemoración de la manifestación por la autonomía de 1977. En un acto celebrado esta mañana en el Salón de los Espejos del Palacio de San Telmo, han intervenido personalidades destacadas del andalucismo, así como representantes institucionales y una nutrida representación de la sociedad civil.

Además del presidente de la Junta de Andalucía, asistieron al acto el consejero de Presidencia, Interior, Diálogo Social y Simplificación Administrativa y la consejera de Desarrollo Educativo y Formación Profesional. Los demás consejeros participaron en los actos que se han celebrado en las provincias.

Confirmaron también su presencia el presidente del Parlamento, así como representantes de los grupos parlamentarios del PP, el PSOE y Adelante Andalucía. También el alcalde de Sevilla y los de municipios destacados en la historia del andalucismo y de la bandera de Andalucía como Carmona, Aracena o Coria del Río, y numerosos representantes del Partido Andalucista, entre ellos Alejandro Rojas Marcos.

La periodista y actriz, Amalia Sánchez Candón, abría el acto pasadas las 10:00 horas. Candón participó en la manifestación del 4D de 1977 en Sevilla como una de las niñas que portó la bandera de Blas Infante.

Entre recuerdos de su niñez, en el despacho de Blas Infante, escuchando conversaciones de sus padres con las hijas del Padre del Andalucismo, Amalia Sánchez Candón ha rememorado en el discurso inicial del acto cómo vivió aquel 4 de diciembre de 1977. Portando la bandera, aquella cosida a mano por la mujer de Blas Infante, y encabezando aquella manifestación junto a su hermana y 16 niños más, «sabía que algo grande estaba pasando». Un domingo en el que los nervios afloraban, «como hoy», contaba.

Lectura del manifiesto

Tras el discurso inicial, Sánchez Candón dio paso a Rosa Díaz, la poeta sevillana que también vivió de cerca aquel 4 de diciembre de 1977. Visiblemente emocionada, la poeta recordó cómo cogió una bandera cosida a mano por su madre y salió junto a su marido a la calle, «porque había que estar para ser», y que la manifestación le pareció el «impulso más importante y pasional que se ha vivido en Andalucía». Rosa Díaz fue la encargada de leer el manifiesto del 4 de diciembre, durante el que se le quebró la voz y por el que fue envuelta en una gran ovación del público. Tras la lectura del manifiesto, la poeta dejó paso al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.

Manifiesto 4D

Andalucía celebra hoy el Día de la Bandera, rindiendo homenaje en este 4 de diciembre al emblema que une y enorgullece a todos los andaluces. El que nos identifica y entrelaza nuestro pasado con nuestro presente y nuestro futuro. El que refleja nuestra historia y la cultura en la que nos reconocemos.

El pasado 8 de noviembre, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía declaró oficialmente esta fecha, de aquí a la posteridad, como Día de la Bandera de Andalucía, para afianzar y proclamar de modo solemne ese vínculo entre nuestro símbolo y lo que somos. Y con el sentido de impulsar iniciativas que contribuyan a divulgar los valores y significados que representa nuestro emblema.

La bandera blanca y verde fue elegida como símbolo de todos los andaluces en la Asamblea Regionalista de las Provincias Andaluzas de la localidad malagueña de Ronda, celebrada en enero de 1918, bajo la presidencia de Blas Infante.

En ella, además, fueron aprobados el escudo, fiel reflejo de nuestra tradición milenaria, y el lema que lo rubrica: ‘Andalucía por sí, para España y la humanidad’, que en esas tres ideas consagra el afán integrador y el orgullo de una tierra comprometida y proyectada hacia el mundo.

Con aquellos colores, el Padre de la Patria Andaluza recogió no solo la huella histórica, sino también una dimensión simbólica que tiene que ver con las imágenes de nuestra tierra. O, dicho con las palabras del propio Infante: “Verde es la vestidura de nuestras sierras y campiñas prendida por los broches de las campesinas, habitaciones blancas, limoneros en flor son los árboles preferidos por los andaluces, y blancas son nuestras villas y antiguas ciudades de blancos caseríos, con verdes rejerías orladas de jazmines. La bandera blanca y verde, enseña de esa pureza y de esta esperanza”.

La Andalucía de ayer, liderada por andalucistas de corazón que buscaban despertar la conciencia del pueblo, abrieron con su esfuerzo un camino común por el que, desde entonces, más unidos hoy que nunca, avanzamos hacia la prosperidad de nuestra tierra.

Fue la Diputación Provincial de Sevilla la primera institución andaluza donde ondeó la bandera el domingo 23 de octubre de 1932 para darla a conocer a la sociedad. A partir de ahí, fue izándose en los ayuntamientos de Aracena, Cazalla de la Sierra y, sucesivamente, por toda Andalucía.

Esta bandera tuvo su consagración en las manifestaciones multitudinarias del 4 de diciembre de 1977, cuando casi dos millones de andaluces expresaron su sentir llenando con la bandera las calles de las ocho provincias de nuestra tierra, para reivindicar la autonomía plena. Y que dejó en nuestra memoria, en aquella fecha, el recuerdo imborrable del malagueño Manuel José García Caparrós, asesinado en el intento vano de reprimir la defensa de nuestra libertad y el sueño de una Andalucía mejor.

Hoy, la bandera de Andalucía, plena de sentido, de emociones y valores acuñados con los años, es la síntesis de lo que fuimos, somos y seremos. Y en ella ondea, orgulloso y esperanzado, el espíritu de nuestra tierra.

Para nosotros, los andaluces, las andaluzas, la bandera de Andalucía es la llave de casa. Es la que nos abre las puertas de un lugar donde siempre somos bienvenidos y se nos espera. La que nos señala el hogar allá donde estemos. Así lo ansiaron los primeros andalucistas; y así lo sentimos hoy, cuando contemplamos nuestro símbolo común en los ayuntamientos, los colegios, los hospitales, los acontecimientos, los uniformes, las fiestas. Nuestra bandera es, por tanto, símbolo del pasado, el presente y el futuro que tiene Andalucía, de nuestros valores humanos y de nuestra historia compartida. Y pertenece, por tanto, a todos los andaluces, por encima de creencias e ideas, sea cual sea su condición.

Intervención de Juanma Moreno

Durante su intervención en el acto que ha tenido lugar en el Palacio de San Telmo con motivo de la primera celebración del Día de la Bandera de Andalucía, Moreno ha señalado que el 4 de diciembre es una fecha señalada de nuestra historia y que, junto al 28 de febrero, marca un hito fundamental de la gestación de la Autonomía. «El 4 de diciembre de 1977 confluyeron en las calles de Andalucía los anhelos, los sueños y la dignidad de un pueblo, la expresión de nuestra voluntad como andaluces de construir juntos un futuro de libertad y prosperidad y un deseo claro de dejar atrás tiempos de oscuridad, de atraso y de dependencia».

En este punto, ha manifestado que esta comunidad gritó pacíficamente que no quería ser más que nadie, pero tampoco menos que las demás y que tal día como hoy la gente salió a la calle unida y bajo los colores de una bandera que desde entonces representa un sentimiento de identidad compartida. «Aquel día despertó la conciencia de un pueblo andaluz que hizo suya la bandera de Blas Infante, la blanca y verde. Una bandera que volvió a decir paz y esperanza bajo el sol de nuestra tierra».

Así, ha animado a todos a preservar el legado de los que abrieron las puertas de una Andalucía mejor y a implicar y hacer partícipes a los jóvenes en ese espíritu de ilusión, esperanza y orgullo.

«La semilla de la Andalucía de hoy»

El presidente andaluz ha recordado que fueron miles los andaluces que hicieron posible este sueño y ha querido rendir un homenaje a personas como Manuel Clavero, Rafael Escuredo, Plácido Fernández Viagas o el propio Alejandro Rojas Marcos porque, según ha dicho, «su impulso y su valentía sembraron la semilla del orgullo y la confianza de la Andalucía de hoy».

En este sentido, ha aseverado que todos debemos renovar y fortalecer el andalucismo para defender siempre a esta tierra porque «los andaluces estamos decididos a caminar al compás de nuevos desafíos y hoy, cuarenta y cinco años después del 4 de diciembre, Andalucía puede liderar el porvenir».

Agradecimiento a Rojas-Marcos

Moreno, que ha querido dar las gracias a Alejandro Rojas Marcos por la idea de convertir el 4 de diciembre en el Día de la Bandera de Andalucía y por su generosidad al compartir la propuesta, ha mostrado su profundo agradecimiento por los cientos de miles de andaluces que salieron con la bandera de Andalucía y que abrieron la posibilidad de la democracia y la libertad.

«Gracias a ellos un niño que entonces apenas tenía siete años y que percibía en su casa que algo importante pasaba, hoy puede ser presidente de todos los andaluces. Gracias a ellos tenemos un Estatuto, tenemos un Parlamento y tenemos una Autonomía de primera», ha añadido.

De esta forma, ha insistido en que con la celebración del Día de la Bandera se evoca ese espíritu colectivo de ilusión, de esperanza y de orgullo del pueblo andaluz y el espíritu del andalucismo que debe seguir siempre vivo.

El presidente de la Junta ha indicado que la Autonomía ha dado a Andalucía lo que es hoy, una tierra de progreso y bienestar, que muestra al mundo sin complejos su enorme talento, a la vez que ha subrayado que el Estatuto y las instituciones son un instrumento fundamental para tener la capacidad real de aportar lo mejor de nosotros mismos a nuestro país, ante lo que ha instado a todos a «proteger nuestro autogobierno y a no permitir jamás retrocesos».

Además, ha asegurado que la bandera blanca y verde nos une en un sentimiento compartido como es el amor a Andalucía que se siente y se expresa de mil maneras distintas, con acentos diversos y con ideas dispares. «Esa es nuestra riqueza y nuestra fortaleza, la de ocho millones y medio de andaluzas y andaluces unidos bajo una bandera que nos ata a un compromiso esencial que es el futuro de Andalucía».

A este respecto, ha apostillado que hoy celebramos estos símbolos, recordando el pasado y reivindicando el futuro porque «ningún futuro se construye sin la memoria de los sacrificios, las pérdidas, el entusiasmo y el clamor colectivo que hicieron que la enseña blanca y verde ondeara en nuestros balcones».

Recuerdo de Manuel José García Caparrós

Moreno, que ha tenido palabras de recuerdo para Manuel José García Caparrós, asesinado el 4 de diciembre de 1977, ha afirmado que la bandera y el himno de Andalucía hablan de paz porque «tener esperanza es pintar de verde la utopía». Una esperanza que, según ha apuntado, «es una verdad en nuestro corazón y la certeza de que nuestras aspiraciones son una forma de abrirnos camino, de que hay horizontes hacia los que ir y de que juntos podemos alcanzar cualquier propósito que nos propongamos como hicimos hace cuarenta y cinco años creyendo en nosotros mismos y trabajando por Andalucía».

También ha aludido al blanco de la bandera andaluza, el color de la paz activa de quienes practican la justicia, la tolerancia, el diálogo, el respeto a uno mismo y a los demás y la paz de las sociedades y las personas libres que avanzan juntas. «La paz es, por supuesto, tener un empleo, pero también es la salud, la educación, la protección de quien más lo necesita, el progreso económico, la igualdad y la cultura».

Para concluir, ha señalado que hoy, 4 de diciembre, en la efeméride de aquella fecha histórica de 1977 en la que Andalucía, por encima de toda diferencia, se echó a la calle a reivindicarse a sí misma, se iza la bandera en todos los pueblos y ciudades de nuestra tierra para proclamar con orgullo que somos andaluces. «La bandera de Andalucía no tiene dueño porque es de todos».

Coro de la escolanía de Los Palacios

El colofón final lo puso la Escolanía de Los Palacios, que entonó el himno de Andalucía en el jardín del Palacio de San Telmo, donde el día se había abierto después de una mañana nublada y con atisbos de lluvia. Los principales representantes políticos, consejeros y demás personalidades, formaron cerca de la bandera. Mientras se entonaba el himno, la bandera, cedida por el Cuartel General de la Fuerza terrestre

Juan Espadas reivindica el «orgullo» socialista en la lucha del pueblo andaluz

El secretario general del PSOE de Andalucía, Juan Espadas, ha reivindicado el «orgullo» socialista de luchar con el pueblo andaluz el 4D, el 28F y en toda la historia democrática andaluza para ganar la «libertad, la igualdad, la justicia y la dignidad» de la autonomía plena de esta tierra por la que «nos dejamos la piel».

El líder socialista andaluz ha incidido en el reconocimiento a la trayectoria personal «y a lo que significa» Rafael Escuredo para Andalucía, además de a estas organizaciones y personalidades que «representan lo mejor» de nuestra tierra, insistiendo en la reivindicación y «orgullo de lo hecho entonces, de lo construido hasta ahora y de lo que queremos proyectar para el futuro».

El secretario general del PSOE andaluz ha abogado por seguir defendiendo la libertad, la igualdad, la justicia y la dignidad del pueblo desde «ese andalucismo cívico» que reivindica Escuredo y que se plasma «en lo que hemos sido capaces de construir, desde el orgullo de saber que en el PSOE nos hemos dejado la piel».

Ha señalado que Andalucía marcó «un antes y un después»” en el proceso autonómico en España, liderando «que no hubiera autonomías de primera y de segunda», y ha recalcado que en este 4 de Diciembre «nos sentimos orgullosos de nuestro trabajo en este periodo reciente de la historia de Andalucía, de figuras como Rafael Escuredo que fueron capaces de ejercer la máxima responsabilidad y de mimetizarse con el sentimiento de sociedad andaluza. Fuimos el partido capaz de sintonizar, empatizar y hacer suya esa reivindicación en las instituciones democráticas, en el Parlamento y en los ayuntamientos», ha indicado.

«El relato del andalucismo no puede ser dulcificado»

Rafael Escurado ha dejado claro que Andalucía «es de todos y cabemos todos y todas» y lamentando que «a algunos se les olvida, que la letra del himno es reivindicativa» frente a quien entiende que «el andalucismo es una expresión de estética o folclore».

Ha apoyado la nueva celebración institucional del 4D como Día de la Bandera de Andalucía pero «sin mentiras» y ha respaldado que implique que la historia de la comunidad llegue a las aulas y que a los niños y niñas «se les recuerden el tiro en Málaga y que entonces el Estado y el Gobierno de la derecha quiso matarnos el sueño de un autogobierno en un plano de igualdad con las llamadas nacionalidades históricas, como si Andalucía no lo fuera. Y que los niños y niñas sepan que hubo avionetas que lanzaron miles de papeletas que decían ‘andaluz, éste no es tu referéndum».

«A quienes recuperan hoy el andalucismo, que sepan que el relato no puede ser dulcificado y que la historia está escrita y no es reversible», ha añadido el histórico presidente, y ha instado al PSOE a hacer «que nuestra verdad histórica recorra las calles y plazas de Andalucía». Desde la Fundación Andalucía, Socialismo y Democracia, ha garantizado que «velará de la del PSOE andaluz por que nadie cambie, modifique o se invente una nueva historia de Andalucía».

Ha concluido reiterando que a hablar de la autonomía siempre «desde la verdad: no podemos hacer un discurso que sea un placebo para que se reconozca lo que no se puede reconocer» y ni para ocultar que la derecha «llegó tarde al andalucismo».

Alba Canovaca

Alba Canovaca

Periodista. Comunicando y aprendiendo de todo a mi alrededor. Involucrada en el periodismo social.