Alertas informativas en tu móvil

Súmate al mejor canal de alertas informativas de Sevilla en Telegram. Entérate de todo al instante en Sevilla Actualidad

Once nuevas piezas en los ERE

La juez apunta delitos de prevaricación, malversación, falsificación de documento mercantil y tráfico de influencias. 

La juez del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, María Núñez Bolaños, ha concluido la instrucción sobre cuatro ayudas (por un importe total de 1.475.000 euros) concedidas por el exdirector general de Trabajo de la Junta de Andalucia, Francisco Javier Guerrero, al que fue su conductor, Francisco Trujillo, y señala que los hechos investigados podrían ser constitutivos de los delitos de prevaricación, malversación, falsificación de documento mercantil y tráfico de influencias, que podrían haberlos cometido el director de Trabajo, su conductor, el exdirector de Vitalia, Antonio Albarracín, y el que actuó como administrador solidario de una de las ayudas, Isidoro Ruiz.

Según indica la juez en el auto, la ayudas se concedieron «de forma arbitraria por Francisco Guerrero para su lucro y el de sus amigos o conocidos a sabiendas del carácter ficticio de dichas empresas y de la finalidad indiciariamente ilícita de la ayuda concedida».

El auto también recoge que el chófer del director general de Trabajo realizaba numerosos regalos a Francisco Javier Guerrero, además de la compra de cocaína para ambos.

Tras la investigación, la juez resuelve el sobreseimiento provisional de la madre y esposa del conductor, por no quedar acreditado suficientes indicios de su participación en los hechos -en el caso de la madre,  y ninguna participación en el caso de la mujer-, aunque Juana Gallego -esposa de Trujillo-  continúa en las actuaciones como partícipe a título lucrativo.

La juez pide ahora al Fiscal y a las acusaciones que en el plazo de 10 días soliciten la apertura del juicio oral, con escrito de acusación, o el sobreseimiento de esta causa.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad