La Unión de Consumidores ofrece sus recomendaciones para una celebración que gana cada vez más adeptos.

El próximo fin de semana se celebrarán las tradicionales fiestas del día de Todos los Santos o día de los Muertos. Frente a esta tradición, otra importada se ha acabado abriendo hueco en la agenda de este fin de semana y muchos andaluces, principalmente de las generaciones más jóvenes ya tienen sus ojos puestos en la noche anterior a la celebración religiosa.

Y es que este viernes 31 de octubre es Halloween, la noche de las brujas. Con la popularidad en aumento de esta noche y sus formas de vivirla crece el número de fiestas que se celebran, y por tanto desde UCA-UCE se quiere informar a los consumidores sobre los requisitos que deben reunir este tipo de fiestas para que sean seguras y evitar problemas ya detectados y denunciados en años anteriores. A tal efecto, desde la Unión de Consumidores de Andalucía se quiere aprovechar estas vísperas para trasladar a la población, especialmente a la más joven, una serie de recomendaciones.

Las fiestas abiertas al público, ya sean con ánimo de lucro o gratuitas, deben disponer de autorización administrativa. Desde UCA-UCE se recomienda evitar las fiestas improvisadas o que carezcan de la correspondiente autorización. No hacerlo puede poner en peligro su seguridad y avocar a correr el desagradable riesgo de que la fiesta sea suspendida, incluso después de haber comenzado.

En el ticket de entrada de la fiesta debe siempre aparecer información sobre el precio, el aforo del local y otras cuestiones relacionadas con las medidas adoptadas para garantizar la seguridad.

La persona usuaria deberá contar con información previa sobre la existencia o no de barra libre, las horas de comienzo y finalización de la fiesta, y el menú completo en caso de que se ofrezcan cenas u otras comidas. También debe especificarse si la fiesta estará amenizada por algún tipo de actuación artística o recreativa.

Se recuerda a la personas usuarias que en todo caso deben tener presente que la publicidad realizada es vinculante, por lo que conviene guardar la invitación, el folleto explicativo o un pantallazo de la publicidad realizada a través de Internet para poder reclamar. También debe conservarse el ticket o entrada.

Desde UCA-UCE se aconseja verificar y optar por fiestas en las que la organización tenga concertada una póliza de seguros para poder responder en caso de pérdida o robo de los objetos depositados en servicios de guardarropa, u otros aspectos vinculados a la seguridad o a la cobertura de responsabilidades.

Las hojas de reclamaciones son obligatorias en todos los locales donde se celebren este tipo de fiestas. Si tras solicitar las hojas de reclamaciones los responsables de la fiesta no las tuvieran o no quisieran facilitarlas, se recomienda avisar a la policía municipal, que está obligada a acudir y levantar atestado de tales circunstancias anómalas.

En locales de más de 100 personas debe comprobar que el local tiene varias salidas, que las puertas están abiertas o son de fácil apertura y que no hay obstáculos para realizar una evacuación del local en caso de ser necesario por emergencia. Fíjese en la señalización de las salidas y en las señales de dirección de los recorridos de evacuación.

Como persona usuaria si aprecia que en el local no se puede andar con libertad de movimiento es porque hay un exceso de aforo, intente buscar un local menos concurrido. La densidad de ocupación para este tipo de locales es a razón de dos personas por cada metro cuadrado de zona de público.

Si encuentra a alguien con una actitud peligrosa o negligente (con presencia de petardos o cohetes, armas, quemando algo, etc.) llame inmediatamente al personal del local o a la Policía.

En aglomeraciones importantes, para evitar hurtos no lleve la cartera en el bolsillo trasero del pantalón, mejor hacerlo en la parte delantera al igual que la mochila o el bolso. Los bolsos llévalos siempre cerrados y en lugar donde estén visibles.

Si es usuario de material pirotécnico, lea y cumpla estrictamente las instrucciones del etiquetado. Los petardos, cohetes, o cualquier otro material pirotécnico, aparte de causar un molesto ruido, puede asustar a personas, en especial, a todos aquellos enfermos, personas que se encuentren conduciendo, realizando trabajos peligrosos, etcétera. Otros efectos indeseados del material pirotécnico son las: quemaduras propias o ajenas, incendios, lesiones o amputaciones en dedos, ojos, oídos, etc. Si es responsable de un menor, eduque a su hijo para que no recoja, use o manipule artificios pirotécnicos, pues suelen causar daños irreversibles.

Y, por último pero no por ello menos importante, si bebe no conduzca y procure usar los transportes públicos.

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *