Río Majaceite
Una de las pequeñas cascadas que encontramos a lo largo del sendero

La última hora, en tu móvil

La mejor manera de enterarte de todo al momento

La ruta del río Majaceite la encontramos en la provincia de Cádiz, dentro de la sierra de Grazalema. El sendero se puede iniciar desde dos sitios diferentes. Bien puedes iniciarlo desde el municipio de El Bosque y acabar en Benamahoma o hacerlo en sentido contrario, es decir, iniciarlo desde el municipio de Benamahoma hasta acabar en El Bosque. El lugar desde el que empezar hasta acabar es simplemente elección del consumidor. Lo que está claro es que una vez se empieza te esperan cerca de 5 kilómetros en los que disfrutaras de la tranquilidad del bosque y de sus fantásticas vistas.

La duración estimada del sendero es de entre una hora y media y dos horas. Todo dependerá de la forma en la que quieras realizar el trayecto.

Discurso del camino

Si tomamos como entrada el municipio de El Bosque, lo primero que nos encontraremos es una zona arbolada, la cual la gente usa para disfrutar de un baño.

Si en el transcurso del sendero comienza a entrarnos calor tenemos la opción de continuar la travesía por el interior del río, ya que este no cuenta con gran profundidad, y así podremos apreciar desde dentro las cristalinas aguas que recorren su cauce. De todas formas, si no quieres continuar por dentro del río, el camino está siempre cubierto por una gran arboleda, que tapa la entrada de luz solar y reduce bastante la temperatura.

Por el camino a parte de una extensa vegetación, también encontramos cierta fauna. En este caso de tipo marina, ya que en el río hay sitios donde se pueden ver una gran cantidad de truchas.

Tras recorrer esta primera parte, encontramos un cartel que indica que quedarían 3 kilómetros hasta llegar a Benamahoma. En este tramo, es donde más diversidad de árboles se encuentra. Podemos apreciar sauces, chopos, fresnos, olmos y alguna que otra higuera.

En esta zona pasaremos por varias plataformas de madera en forma de puente. Si prestamos atención cuando estemos por esta zona, quizás tengamos algo de suerte y podamos escuchar el canto de alguno de los ruiseñores que se encuentran por está zona.

Una de las plataformas de madera que constituyen el sendero

Continuando con el camino, se llega a una zona donde empieza a haber subidas y bajadas constantes, pero estas no se hacen muy pesadas, debido a que en algunos casos estas estaban compuestas por escaleras. Además, mientras vas subiendo y bajando descubres pequeños saltos de agua, que se ven en forma de pequeñas cascadas, y algún que otro rápido.

Finalizando la ruta del río Majaceite, quizás encuentres algunos de los antiguos molino que aprovechaba el cauce del río para poder funcionar. Todo estos molinos son muy antiguos y la mayoría están totalmente destruido, por lo que es difícil percatarse de que estas frente a uno de ellos.

El camino va finalizando conforme se va allanando el terreno, y acaba una vez entramos dentro del pueblo de Benamahoma.