El alcalde de Chipiona, José Luis Aparceros, ha encargado un estudio «gratuito» para demostrar que el Guadalquivir desemboca allí, y no en la vecina localidad de Sanlúcar de Barrameda, por donde discurre el último tramo del río.

Este estudio, encargado a la Universidad de Granada, y con el profesor Antonio Ramos al frente de la investigación, estando apoyado por el cronista de la villa, Juan Luis Naval, buscará que «en los libros de texto del futuro aparezca Chipiona como la desembocadura del Guadalquivir», tal y como señalaba el primer edil chipionero en declaraciones a Canal Sur.

Además, este estudio busca «defender los intereses de Chipiona, dado que no aparece en los textos cuando se habla del río Guadalquivir» por lo que irá destinado «a las instituciones competentes con los argumentos que se obtengan del estudio por si hay que cambiar la denominación de la desembocadura o de la broa del Guadalquivir».

Aparcero quiso aclarar que el estudio no busca en ningún momento confrontar con «la vecina y hermana ciudad de Sanlúcar de Barrameda, con la que unen estrechos lazos históricos». Uno de los argumentos para sostener esa hipótesis se basa en que «la boya del Perro, hoy Juan Sebastián Elcano, se encuentra situada delante de Chipiona, siendo junto a la de Salmendina las que embocan y dan entrada al río Guadalquivir, aunque hay otras señalizaciones marítimas».

Una investigación que no ha dejado indiferente a ningún habitante de la localidad gaditana, y que podría cambiar los libros de historia de ser demostrada finalmente la hipótesis del primer edil chipionero.

Miguel Salvatierra

Miguel Salvatierra

Periodista 'todoterreno'. Enamorado del balompié y de sus variantes. Apasionado por conocer. 'El fútbol es la cosa más importante de las menos importantes'. Arrigo Sacchi.