Depuradora en Matalascañas / Imagen de archivo SA
Depuradora en Matalascañas / Imagen de archivo SA

La Asociación de Propietarios de Matalascañas denuncia que la situación de la depuradora del núcleo urbano es lamentable y «está al borde del colapso».

El vertido de aguas fecales, ocurrido el pasado fin de semana, como consecuencia de la rotura de una bomba de la misma, demuestra lo que esta Asociación viene denunciando desde hace muchos años. Al producirse una gran concentración de ciudadanos en la localidad, como sucedió en este puente, la capacidad de depuración es absolutamente insuficiente para depurar las aguas residuales que se producen.

Las imágenes, comentan, demuestran que estos vertidos no cumplen la legislación vigente en depuración de aguas residuales, como indica la Unión Europea.

«Mientras esto ocurre, el dinero para la construcción de una nueva está en el Ministerio para la Transición Ecológica desde hace siete años, pero la falta de entendimiento entre el Gobierno de España y la Junta de Andalucía provoca que no se haya realizado. Todo ello para ver quién se pone la medalla de su construcción con el dinero de la UE, aunque, mientras tanto, se siguen vertiendo aguas que no se adaptan a la legislación vigente. La UE nos multa con 22 millones de euros al año, que pagamos todos los españoles, por el retraso en la adaptación de las depuradoras desde hace más de 29 años», dicen en un comunicado desde la Asociación de Propietarios de Matalascañas.

Un proyecto que debe culminar en 2024

Hace tres meses la alcaldesa de Almonte anunciaba el inminente acuerdo entre ambas administraciones, «pero a día de hoy seguimos sin conocer que se haya producido la firma de dicho acuerdo», relatan. El Ayuntamiento de Almonte aún no tiene adjudicado el terreno donde se debe construir la nueva depuradora. Es decir, todavía no se puede empezar a construir a pesar de que el plazo para la finalización de las obras con los fondos europeos es el 2024 y el plazo de ejecución de la obra, según el anteproyecto de la misma, es de 30 meses y de seis para su puesta en funcionamiento.

En este contexto se produce el vertido de aguas fecales este fin de semana en la playa. «Como solución, el Ayuntamiento echa arena para taparlo y recomienda en redes sociales que no se utilice esta zona por parte de los bañistas, es decir ni acota la zona para que no se use, no retira la contaminación y, si no se denuncia en medios de comunicación, nadie se entera. La Consejería de Sanidad ni se inmuta, tampoco el Seprona toma nota o a la Dirección General de Costas le preocupa y las aguas fecales en la Playa y los niños y mayores situados sobre los residuos de las aguas fecales», denuncian desde la Asociación.

Responsabilidad en las Administraciones

«Sólo podemos decir, después de tantos años reclamando la construcción de la nueva depuradora por parte de esta Asociación de Propietarios, que todas las Administraciones, cada una por su incapacidad y mala gestión, son responsables de una situación que pone en riesgo la salud de miles de usuarios de la Playa de Matalascañas y de la economía de la comarca de Doñana, ya que si llega a colapsar la depuradora habrá que cerrar la Playa», alegan.

Asimismo, cuentan que el Parque Nacional de Doñana se está «deteriorando muy gravemente» y que se está dañando el medio ambiente debido al asunto de la depuradora de Matalascañas. «Por tanto, nos veremos en la obligación de volver a denunciar este hecho ante la UE y estudiar las posibles actuaciones legales que se puedan adoptar, ante la dejación y abandono sobre todo del Gobierno Central y de la Junta de Andalucía», concluyen.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad