La Dama de Baza, uno de los símbolos del arte íbero, hallada en Andalucía, cumple 50 años alejada de la tierra que la descubrió. Esta escultura, encontrada en el Cerro del Santuario de Baza, en Granada, el 21 de julio de 1971 por Francisco José Presedo Velo lleva medio siglo en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Historia publicada también en En Andaluz

Una de las principales excusas que se han utilizado para que la escultura no vuelva a Andalucía es su actual estado de conservación. Andrés Carretero, director del Museo Arqueológico Nacional, señalaba en declaraciones a Los Reporteros de Canal Sur que la pieza «se desmorona al más mínimo movimiento». Lo que es cierto es que esta escultura viajó a Madrid para su restauración y conservación, y que nunca terminó por volver a la tierra que la vio renacer.

Pero los problemas sobre su propiedad no son cosa del presente. Ya desde su descubrimiento, el mecenas de la excavación,  Pere Durán Farrell y el antiguo propietario de los terrenos, Vicente Lorente, estuvieron involucrados en un largo proceso judicial para determinar la propiedad de esta escultura con casi 2500 años de antigüedad. Finalmente fue Vicente Lorente quien ganó el pleito y recibió una indemnización económica.

La última petición de devolver a Andalucía este símbolo del arte íbero ha venido por parte de Teresa Rodríguez, líder de la renacida Adelante Andalucía. «Desde su descubrimiento, la Dama de Baza ha estado expuesta en Madrid. Hoy hace 50 años y ya va siendo hora de que vuelva a casa nuestra joya de la cultura íbera».

Rodríguez califica de «centralismo patrimonial» el hecho de que muchas piezas artísticas halladas en Andalucía se encuentren expuestas fuera de la comunidad, poniendo de ejemplo la Lex Flavia Malacitana, también en el Museo Arqueológico de Madrid, la espada de Boabdil, en el Museo del Ejército de Toledo, o gran parte de la obra de Murillo.

Actualmente los andaluces tiene que conformarse con poder apreciar una de las cuatro copias autorizadas de esta imponente escultura en el Museo de Baza.

Miguel Salvatierra

Periodismo. Apasionado por la comunicación. Aprendiendo todos los días.

Deja un comentario