Los "Padres del Estatuto" de Carmona.

El 1 de marzo se cumplen 40 años de la aprobación del proyecto de Estatuto de Andalucía, cuyo texto se remitió a las Cortes para que el Pueblo andaluz lo refrendara el 20 de octubre de 1981.

En las etapas finales del franquismo y con los primeros pasos de la transición democrática, los andaluces habían comenzado a manifestar abiertamente los deseos de tener una identidad propia. Fue el 4 de diciembre de 1977 cuando se produjo la masiva manifestación convocada por los representantes políticos andaluces y en la que alrededor de millón y medio de personas salieron a las calles en las capitales de provincia para demandar la autonomía.

El asesinato del joven Manuel José García Caparrós, que recibió un disparo policial mientras se manifestaba pacíficamente, no hizo sino aumentar ese deseo de cambio para una tierra que reivindicaba sus derechos después de tanto tiempo en la sombra.

Manifestación del 4 de diciembre de 1977.

Andalucía conseguiría la preautonomía el 27 de abril de 1978, mediante el Real Decreto Ley 11/1978, desarrollado por el Real Decreto 832/1978. Justo un mes más tarde, el 27 de mayo de 1978, se iba a dar la creación de la Junta de Andalucía preautonómica, de la que sería investido como presidente Plácido Fernández Viagas, quien ejercería el cargo hasta el 2 de junio de 1979.

Sería en esta última fecha cuando se constituiría la Junta de Andalucía de acuerdo a los resultados de las elecciones generales de ese mismo año. Bajo la presidencia de Rafael Escuredo, el Pleno de la Junta de Andalucía se reunió el 23 de junio en Granada y aprobó acogerse a la denominada «vía rápida» recogida en el artículo 151 de la Constitución española de 1978 para la consecución de la autonomía.

28F: El primer referéndum, la autonomía

El pueblo andaluz acudía a las urnas el 28 de febrero de 1980 para votar vía referéndum sobre la iniciativa del proceso autonómico de Andalucía. La consulta recibió el apoyo de todas las provincias andaluzas excepto Almería, cuyas papeletas a favor fueron el 42,07%, no alcanzó como provincia el porcentaje de votos afirmativos necesarios -la mitad más uno- a pesar de que esta fue la opción mayoritaria en dicho territorio, cuyo problema estaba vinculado a la alta abstención (un 48,98%).

Recuento de los votos emitidos para el proceso autonómico del 28 de febrero de 1980.

Ante este problema, y con el objetivo de que el proceso autonómico siguiera adelante, se produjo un amplio debate político que llega a las Cortes del Estado. Finalmente se optaría por una modificación en la Ley Orgánica de Modalidades de Referéndum que promovía que, en caso de que una provincia no ratificara la iniciativa, sus diputados y senadores pudieran contravenir ese resultado. De esta forma, Andalucía accedía a la autonomía por el artículo 151 y permitía la incorporación de la provincia almeriense a dicho proceso. Este fue el conocido como desbloqueo autonómico.

El 12 de febrero de 1981 se firmaba el Proyecto de Estatuto de Autonomía de Andalucía y el 28, cinco días más tarde del intento de golpe de estado liderado por Antonio Tejero, la Asamblea de Diputados y Senadores andaluces se reunían durante dos días en Córdoba para analizar el proyecto de Estatuto de Autonomía.

El nombre del proyecto hacía referencia a la ciudad donde se había elaborado, concretamente en el Parador de Carmona, tomando como base el borrador de agosto de 1979. Este último fue confeccionado por los llamados «Padres del Estatuto».

Entre estas personalidades se encontraban Ángel López, Miguel Ángel Pino y José Rodríguez de la Borbolla, del PSOE; Carlos Rosado y Pedro Luis Serrera, de UCD; Javier Pérez Royo, del PCA, y Juan Carlos Aguilar, del PSA. Finalmente sería el 1 de marzo, cuando los diputados aprobaron por mayoría el llamado Estatuto de Carmona.

El Parador de Carmona fue en 1979 el punto de encuentro para elaborar el proyecto de Estatuto.

20-O: El segundo referéndum, el Estatuto

El texto fue remitido a las Cortes, pero no fue el mismo que posteriormente se sometió a referéndum por el pueblo andaluz. Aquel proyecto de Estatuto para Andalucía fue sometido a los cambios acordados en el marco de la ‘armonización autonómica’ negociada por UCD y PSOE. Esto supuso que el Estatuto Andaluz fuese llamado el último -en realidad único- del 151 y el primero del 143. Esa armonización fue consecuencia directa del golpe de estado del 23F, y supuso en la práctica la reducción de las pretensiones de aquel borrador de Estatuto para Andalucía que este 1 de marzo de 2021 cumple 40 años. Así lo refleja en un artículo reciente el catedrático de emérito de antropología de la US, Isidoro Moreno, y el propio presidente andaluz en aquellos años, Rafael Escuredo, en un reciente libro.

El texto resultante después de todo aquello, fue sometido a referéndum el 20 de octubre de 1981, siendo apoyado por los andaluces mediante un 90% de votos a favor, si bien la participación fue del 53%. Una vez aprobado por consulta popular, y tras recibir el visto bueno de las Cortes Generales y ser sancionado por el rey Juan Carlos I, se procedió a su publicación en el BOE el 11 de enero de 1982 como Ley Orgánica 6/1981, de 30 de diciembre, de Estatuto de Autonomía para Andalucía.

Esta aprobación dio lugar a la creación, de manera oficial de la Junta de Andalucía y a la convocatoria de las primeras elecciones del Parlamento de Andalucía en marzo de 1982.

Álvaro de la Higuera

Álvaro de la Higuera

Periodista. Actualmente cursando máster de Comunicación Institucional y Política por la Universidad de Sevilla.

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Los dos estatutos de andalucía políticamente , no era un deseo amplio de los andaluces. La primera votación
    tuvo una abstención del 47%, la mitad no tenía interés. Almería dijo que no.
    La reforma del estatuto que generó el actual estatuto, tuvo una abstención del 63%, más de la mitad no le interesaba esa modificación.
    Analizando a los andaluces, nunca hemos mostrado interés en tener autonomía según los resultados de la abstención, que indican deslegitimación. Hoy sería mejor la España de los ayuntamientos. Sin diputaciones y sin autonomías. La jurisdicción en manos de los alcaldes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *