rebajas

La temporada estival de este tipo de ventas promocionales se extiende en Andalucía entre el 1 de julio y el 31 de agosto. La Junta realizará más de 550 inspecciones en este tiempo.

La Consejería de Turismo y Comercio ha desarrollado durante el mes de junio una campaña informativa en los establecimientos comerciales de Andalucía con el objetivo de garantizar el cumplimiento de la normativa vigente durante la temporada oficial de rebajas de verano, que se extiende entre el 1 de julio y el 31 de agosto.

Esta labor informativa ha consistido en la realización de visitas a los comercios y en la distribución de folletos en los que se recogen los diferentes tipos de ventas promocionales, sus características y sus requisitos. Con esta actuación, se pretende que los establecimientos andaluces conozcan los aspectos legales fijados para ejercer esta actividad y garantizar los derechos de los consumidores.

La normativa vigente en materia de comercio interior de Andalucía establece una serie de condiciones respecto a la información y publicidad de estas ventas, el porcentaje de artículos del establecimiento que han de estar rebajados (al menos el 50%), y el precio y separación de los productos con descuentos, que son de obligado cumplimiento para todos los establecimientos que realicen este tipo de actividad promocional.

Así, en cuanto a las fechas en las que se pueden realizar estas ventas existen dos temporadas anuales: la de invierno, desde el 7 de enero al 7 de marzo, y la de verano, desde el 1 de julio al 31 de agosto. Dentro de estos periodos, cada comerciante podrá decidir libremente el plazo durante el que su establecimiento realizará las promociones, teniendo como límite mínimo una semana y como máximo dos meses.

Respecto a las condiciones generales de venta, si un comercio admite devoluciones o pago con tarjeta durante el resto del año, también debe hacerlo en rebajas. Las reducciones de los precios de los productos se mostrarán exhibiendo, junto al precio habitual, la cifra con el descuento, mientras que cuando se trate de una bajada porcentual de un conjunto de artículos bastará con un anuncio genérico.

Disponibilidad de existencias

Otro requisito es que se debe disponer de existencias suficientes de productos idénticos para ofrecer al público en las mismas condiciones prometidas. Además,  la venta en rebajas debe afectar al menos a la mitad de los artículos ofrecidos en un establecimiento y, tanto en la publicidad como en la información ofrecida a los consumidores, se deben indicar las fechas de comienzo y final de las mismas.

La normativa también establece que los productos con descuentos tienen que estar identificados y diferenciados de los que no lo estén y, si se realizan simultáneamente saldos o liquidaciones, hay que separar los espacios dedicados a cada uno. Finalmente, no pueden ser vendidos en estas promociones los artículos deteriorados y los que no estuvieran dispuestos para la venta con un mes de antelación al inicio de las rebajas.

Medio millar de inspecciones

La Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales, a través de la Secretaría General de Consumo y los Servicios de Consumo de las delegaciones provinciales de la Junta de Andalucía, realizará en el periodo de rebajas de verano al menos 554 inspecciones en comercios de la comunidad para velar por los derechos de los consumidores. Estos controles se suman a los previstos por la Dirección General de Comercio de la Consejería de Turismo y Comercio y se van a desarrollar entre el 1 de julio y el 31 de agosto.

No obstante, desde principios de junio se viene realizando una precampaña en la que los inspectores constatan los precios de distintos artículos para comprobar que efectivamente reducen su coste en tiempo de rebajas y que los productos rebajados son los mismos que había en temporada. Esta precampaña se ha llevado a cabo en tiendas de electrodomésticos, calzado y textil, por ser los comercios que más concentran este tipo de ofertas durante esta época.

Del medio millar de inspecciones previstas por Consumo este verano, un 50% va a realizarse en grandes superficies e hipermercados y el 50% restante va a corresponder al pequeño comercio.

Por tercera vez, tras las campañas del año pasado y de la de invierno, el 20% de las inspecciones se harán en los últimos 30 días del período de descuentos, en concreto a partir del 1 de agosto, para vigilar que en los establecimientos donde aún se anuncien rebajas mantengan, como mínimo, el 50% de los artículos rebajados. En las rebajas de invierno, un 7% de los comercios visitados incumplían este punto en el período de 11 al 28 de febrero de 2012.

Alza de las inspecciones

De las 554 actuaciones fijadas como mínimo por provincias, se prevé que se realicen al menos 60 en Almería mientras que en Cádiz serán al menos 72 los controles de este tipo. Igualmente, se llevarán a cabo 68 inspecciones en comercios cordobeses y 72 en establecimientos granadinos. En Huelva, por su parte, están previstos 60 controles como mínimo; en Jaén, 68; en Málaga, 77, y en Sevilla, otros 77.

Los inspectores comprobarán, entre otros aspectos, la claridad de la información sobre los precios en el etiquetado, donde debe aparecer el importe anterior y el rebajado. Asimismo, controlarán que se mantienen todos los derechos de los usuarios, como que los artículos rebajados estén en perfectas condiciones de calidad, que no hayan sido adquiridos especialmente para este periodo de ventas y que se garantiza el mismo criterio para las formas de pago que el resto del año. Del mismo modo, se verificará si los comercios disponen de horario de apertura y cierre, si se anuncia la venta en rebajas y si se indican las fechas del inicio y el final de este periodo.

Además, en el caso de que las rebajas no afecten a la totalidad de los productos comercializados, comprobarán si los artículos rebajados están debidamente identificados y diferenciados del resto. Otro de los elementos que verificarán los técnicos de la Junta es si aparecen adecuadamente separados los productos en rebajas y los que sean saldos o estén en liquidación, en el caso de que los haya en un mismo establecimiento.

Bajada de las infracciones

En la última campaña correspondiente a las rebajas de invierno de 2012, solo un 6% de las inspecciones han presentado algún tipo de irregularidad, la mayoría de las cuales se han detectado en comercios minoristas (91%), seguidos por los bazares y tiendas de precio reducido (7 %) y, por último, en grandes superficies.

No indicar la fecha de comienzo y final de las rebajas; que los productos no exhiban, junto al precio habitual, el rebajado o el porcentaje de rebaja aplicable; o no identificar y diferenciar claramente los productos rebajados de los que no lo están son algunas de las infracciones más comunes que prevé la normativa andaluza de comercio, tipificadas como leves y que conllevan sanciones que oscilan entre el apercibimiento o multa de entre 150 y 3.000 euros. En concreto, en la campaña anterior, Consumo ha abierto 12 expedientes sancionadores por una cuantía total de 9.203 euros.

Ante el periodo de rebajas, la Secretaría General de Consumo de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales recomienda programar las compras para no adquirir productos innecesarios y exigir siempre la factura o tíquet de compra, ya que es imprescindible para realizar una devolución o plantear, en su caso, una reclamación.

La Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales pone a disposición de la ciudadanía el teléfono de Consumo Responde (902215080) y la web www.consumoresponde.es.

www.SevillaActualidad.com

Antonio Campos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, empezó en la comunicación local y actualmente trabaja para laSexta. Máster en Gestión Estratégica e Innovación en Comunicación, es miembro...