Pepe el Mudo indica cómo pedir una caña en su bar, adaptado al lenguaje de sordomudos

Tras el estreno del microdocumental de Cruzcampo, el bar de Pepe el Mudo se ha hecho más popular en toda Sevilla y el Aljarafe, especialmente en Mairena, donde se encuentra desde hace 54 años el célebre establecimiento, concretamente en «la rotonda del Mudo». Allí se puede pedir una caña o cualquier tapa utilizando el lenguaje de signos, ya que todos sus camareros lo hablan.

En «Pepe El Mudo, una historia con mucho acento» se cuenta cómo fundaron este bar Pepe y Esperanza, un matrimonio sordo, y cómo lograban entenderse con los clientes mediante dibujos que les enseñaban a los clientes cómo entenderse con la pareja. Para cada tapa o bebida había un signo asociado que la clientela habitual memorizaba y utilizaba de forma natural.

Para quien pase por el bar de Pepe el Mudo y quiera pedir una caña, el gesto para ello es sencillo: el signo es similar a un «ok», pero con el pulgar tocando el nudillo intermedio del índice, que queda formando un ángulo recto, mientras los demás dedos quedan estirados.

Kiko Veneno aprende cómo se hace el gesto para pedir una caña en el bar de Pepe el Mudo

El propio Kiko Veneno, que participa en el microdocumental trata de aprender en pantalla cómo se pide una cerveza. También se muestra como pedirla expresamente de Cruzcampo, tanto deletreando cada letra con un signo o realizando únicamente el signo de la cruz y del campo.

Cultura popular e identidad andaluza

El bar de Pepe el Mudo tiene más marcas de la casa además del lenguaje de signos y los dibujos, como sus famosas gambas, el uso de rollos de papel para limpiarse las manos o el hecho de hacer las cuentas con tiza en la barra. De hecho, forma parte de la cultura popular de Mairena del Aljarafe.

El proyecto ‘Pepe El Mudo, una historia ConMuchoAcento’ lo ha desarrollado una productora andaluza emergente, Carne al corte. Esta nueva entrega de #ConMuchoAcento sigue la estela de «Lola», el conocido spot de 2021 con Lola Flores como protagonista gracias a la tecnología y la realidad aumentada y que también reivindicaba el acento y el orgullo de ser quien eres.

Deja un comentario