Maloma Morales /Archivo
Maloma Morales /Archivo

«Maloma ha vuelto casada y feliz, y eso es lo único que importa». Con estas palabras expresaba su bienestar José Morales, el padre adoptivo de la chica que acudió a los campamentos de Tinduf a visitar a su familia biológica cuando era menor y no pudo, o no quiso, retornar. Todas hipótesis que probablemente se queden en el campo de la incertidumbre porque su familia en Mairena del Aljarafe no desea seguir incidiendo en los porqués de aquella polémica residencia que llegó a la ONU.

La joven de origen saharaui fue supuestamente retenida 12 de diciembre de 2015 por su familia biológica durante una visita al Sáhara. A pesar de los esfuerzos diplomáticos que realizó el Ministerio de Exteriores por entonces, Maloma nunca pisó tierra española y expresó en varias ocasiones que permanecía en los campamentos de Tinduf por propia voluntad.

Maloma llegó siendo una niña a España con una familia de acogida en el marco del programa Vacaciones en Paz para pasar el verano. Maloma finalmente se quedó en España, consiguió la nacionalidad e hizo su vida en Mairena del Aljarafe. Fue retenida en una visita a su familia biológica en el campamento argelino. Aunque ella confirmó en varias ocasiones que no estaba retenida contra su voluntad, que era su deseo pasar una temporada con sus raíces. Declaraciones que siempre quedarán bajo la sospecha de una posible coacción para su familia española.

Lucha y aceptación de la familia de una Maloma casada

Las familia consideró en su momento que, tanto el Frente Polisario como Argelina fueron permisivos en la vulneración de derechos «especialmente aquellos que se les conculca y que están referidos al reconocimiento de la identidad jurídica, la libertad de movimiento y la capacidad de pensamiento, opinión, expresión y comunicación».

Sin embargo, Maloma recalcó «que volvería cuando todo se tranquilizase», ha explicado en la mañana de este martes José Morales a Canal Sur Radio. «Y así ha sido». Morales (Pepe), pide respeto para toda la familia ya que «preferimos no remover nada. Ella está aquí, feliz, casada y nosotros nos hemos encontrado con tres nietos de cuatro y tres años y uno de cinco meses, no podemos pedir más».

Retomar una vida en España

Casada y madre, Maloma está acudiendo a los servicios sociales del Ayuntamiento de Almensilla para recibir orientación laboral y apoyo para la familia. Su padre adoptivo sostiene que su mujer y él «estamos colaborando en todo lo que podemos, pero hay que empezar de cero, buscar trabajo y ponernos en marcha». «Ha sido muy duro, en los últimos años podíamos por lo menos hablar por whatsapp con ella y por teléfono hasta cinco veces al día. Pero está aquí, repito, es lo único que importa», ha hecho hincapié Morales en los micrófonos de Canal Sur Radio.

Clara Fajardo

Clara Fajardo

Plumilla por vocación, he trabajado en radio, televisión y prensa on line. Profundamente europeísta y convencida de que el Periodismo es el motor de cambio de la sociedad y hay que salvaguardarlo. Para...