La Guardia Civil de Sevilla, en el marco de la Operación Tornado Norte, ha desarticulado una red criminal dedicada al tráfico de drogas y el uso de niños para el menudeo. Los agentes han detenido a un total de 35 personas en las localidades sevillanas de Aznalcóllar, Sanlúcar la Mayor, Olivares y Umbrete, practicándose durante los meses de noviembre y diciembre un total de 23 registros domiciliarios y consiguiéndose el desmantelamiento de un total de 16 puntos de venta y elaboración de drogas.

En la operación se han intervenido diferentes cantidades de cocaína, heroína y metanfetamina en estado de gran pureza, también cannábicos como resina de hachís y marihuana, así como otras sustancias usadas para el corte, como es el caso de la intervención de gran cantidad de cafeína anhidra pura o éter durante los registros, cuya ingesta superior a uno o dos gramos pueden causar efectos tóxicos significativos y que eran utilizadas sin ningún tipo de control por los miembros de la organización que tenían la función de ‘cocinar’  la droga.

50.000 dosis de drogas

Con las cantidades de droga y sustancias de corte intervenidas en la operación, se ha logrado retirar del mercado más de 50.000 dosis de este tipo drogas. También se han intervenido 18 básculas de precisión, 1 escopeta preparada para hacer fuego real con munición, 5 armas largas y 4 armas cortas simuladas, casi 90.000 euros en efectivo, un ciclomotor y numerosos objetos robados, 28 teléfonos móviles, ocho vehículos, dos motocicletas y siete ciclomotores, estos últimos usados por los investigados más jóvenes en el reparto de estupefacientes (telecoca), para eludir controles o darse a la fuga debido a la fácil maniobrabilidad de este tipo de vehículos.

La operación se inició en el mes de abril, cuando la Guardia Civil detecta la relación de un grupo de personas y una serie de delitos contra las personas y el patrimonio, observándose numerosas fugas de vehículos de controles policiales, altercados con las Fuerzas y Cuerpos de seguridad, incluido el caso del atropello en el mes de abril de un guardia civil del Puesto de Aznalcóllar, durante un control para evitar la venta ilícita de drogas, causándole lesiones de diversa consideración.  

Uso de menores para no levantar sospechas

Como consecuencia de las investigaciones, los agentes atestiguaron como de forma concertada, vecinos de las localidades de Aznalcóllar y Sanlúcar la Mayor mantenían diversos puntos de venta de diferentes tipos de drogas, averiguándose que para el menudeo utilizaban a niños para así no levantar sospechas, y así poder introducir sustancias estupefacientes en círculos de jóvenes de estas localidades.

Frecuentaban zonas y bares de ocio juveniles, tenían incluso quioscos de golosinas establecidos como puntos de venta de drogas. En uno de estos quioscos se llegó a intervenir cocaína de gran pureza suficiente para elaborar más de 800 dosis, así como diferentes cantidades de otras drogas ocultas en la trastienda. 

La organización contaba también con personas conocidas como “aguadores” que, a través de grupos de mensajería instantánea creados para ello, avisaban de la presencia de los controles policiales que se establecían en los accesos de dichas localidades, pretendiendo evitar así los controles policiales que se realzaban.

Durante la investigación, los agentes pudieron comprobar como la mayoría de puntos de venta de estupefacientes y guarderías de drogas se encontraban en viviendas previamente ocupadas, con la luz y el agua ‘pinchadas’, lo que hacía incrementar aún más las ganancias de la organización.

Primeros registros

En la madrugada del día 9 de diciembre se inició la fase de explotación de la operación, realizándose 21 registros domiciliarios en las localidades de Aznalcóllar, Sanlúcar la Mayor, Olivares y Umbrete y que conllevó la detención de 30 personas, operativo en el que participaron más de 300 agentes de la Comandancia de Sevilla y de diferentes especialidades de la Guardia Civil.

La investigación ha sido llevada a cabo por los Grupos de Investigación y Equipos ROCAs de Sanlúcar la Mayor y La Rinconada, apoyados por Unidades de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de Sevilla, Grupo de Reserva y Seguridad Número 2 de Sevilla (GRS-2), USECIC, la Unidad de Helicópteros y agentes del servicio Cinológico, así como  Policía Local de Sanlúcar la Mayor.

La operación ha sido dirigida por el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº5 de Sanlúcar la Mayor, en directa coordinación con la Fiscalía Antidroga de la Audiencia Provincial de Sevilla.

El Juez decretó el ingreso en prisión de 15 de los detenidos y el resto ha quedado en libertad con la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad