antonio-gutierrez-limones-presentacion-candidatura-130511

La última asamblea del PSOE de Alcalá se saldó con críticas hacia el alcalde por la gestión que está haciendo del caso ACM. No se exigirán reacciones drásticas hasta que el juez no avance en la instrucción.

El alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones, está afrontando los peores momentos de su carrera política. En minoría en el Consistorio alcalareño, cuestionado por su liderazgo y su gestión, es el centro de los todas las críticas de la oposición, si bien, el escándalo de las presuntas irregularidades en la empresa pública de comunicación ACM, ha sido la última gota que ha colmado el vaso de los propios socialistas.

Según adelantó el diario El Mundo, en la última asamblea del PSOE local, empezaron a alzarse voces que criticaban la gestión y las continuas negativas que el alcalde ha realizado sobre las acusaciones de malversación y desvío de fondos en torno a ACM.

La división interna del PSOE alcalareño se puso de manifiesto hace un año cuando la concejal socialista Laura Ballesteros abandonó la formación y se convirtió en concejal no adscrita manifestando desavenencias con el regidor toda vez que ha señalado que Limones conocía qué ocurría en ACM desde 2011, cuando un grupo de trabajadores empezaron a denunciar el «acoso laboral y psicológico» al que estaban siendo sometidos en la empresa.

Posteriormente, otros dos ediles del equipo de Limones renunciaron a su cargo y abandonaron la política activa. Ahora, cuando el caso ACM continúa en manos del juzgado, los propios militantes cuestionaron en la última asamblea, la actitud de Limones, negando incluso las grabaciones en las que el contable de ACM reconoce la existencia de irregularidades. De hecho, hasta el momento, las reacciones del regidor a las informaciones acerca de ACM se centran en que todo se debe a una campaña de desprestigio de la oposición.

Hasta el momento, según estas informaciones, el hecho de que el Juzgado número 2 de Alcalá, que instruye el caso después de la denuncia de la Fiscalía, no haya realizado ninguna imputación, está permitiendo mantener el ‘status quo’ del PSOE alcalareño. Sin embargo, en el momento que se produzcan hipotéticas imputaciones, tanto la oposición interna de Limones como la dirección provincial del PSOE sevillano empezarán a exigir respuestas más contundentes.

Para tensar más la cuerda, este caso se instruye a menos de un año de las próximas elecciones municipales, por lo que, si se produjeran imputaciones en el seno del núcleo férreo de Limones, el PSOE se quedaría prácticamente sin margen para trabajar en la campaña con un nuevo candidato.

www.SevillaActualidad.com

 

Alejandro Balbuena

Alejandro Balbuena

Nació en Sevilla y pronto supo que lo suyo sería la comunicación. Es licenciado en Periodismo en la Universidad de Sevilla y Máster en Marketing Digital por la Universidad de Málaga. Especialista...