Alcalá renueva su Gobierno por cuarta vez en la legislatura

El pleno de Alcalá ha aprobado, con los votos de la oposición, una moción para rebajar el sueldo de los concejales liberados.

La oposición de Alcalá de Guadaíra (IU, PP, PA y la ex edil socialista Laura Ballesteros) votó ayer a favor una moción que presentaba en grupo municipal de Izquierda Unida en el pleno del Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra, en la que se instaba a una rebaja del 50 por ciento del sueldo de los concejales. Medida que el alcalde de la localidad, Antonio Gutiérrez Limones, se ha negado a adoptar acogiéndose a un artículo del Reglamento de Funcionamiento de Entidades Locales y considera que “no es competencia del pleno, sino suya bajar o subir los sueldo”.

El portavoz de Izquierda Unida ha defendido en el plenario que “los sueldos de los políticos deben servir para cubrir las necesidades vitales de los mismos, pero en ningún caso para enriquecerse, y ha afirmado que si por él fuera, todos los políticos de España cobrarían el sueldo mínimo interprofesional”.

Además, asegura IU, que “se ha puesto encima de la mesa en los días previos al pleno todas las alternativas posibles para lograr un consenso de todas las fuerzas políticas en este asunto, llegando incluso a ofrecerle al equipo socialista el vincular la bajada a la aprobación del próximo presupuesto, y que la misma se desprendiera de una negociación que optara por una cifra que oscilaría entre un 5 y un 30%, sin embargo cualquier tipo de acuerdo ha sido bloqueado directamente por Gutiérrez Limones”.

Por su parte, la portavoz del PP, Carmen Hornillo, ha recordado que “ningún concejal de la oposición cobra nada por su dedicación, y ha criticado duramente que el gobierno “se haya salido por la tangente” y no acepte ningún tipo de rebaja, así, “han perdido la oportunidad de hacer un gesto de solidaridad con los ciudadanos, demostrando a los alcalareños que no están dispuestos a hacer el mismo sacrificio que piden a los ciudadanos vía impuestos”.  

Desde el Ayuntamiento señalan que “esta propuesta es extremista y radicalista, el Partido Popular de Alcalá de Guadaíra se ha puesto en manos del radicalismo de Izquierda Unida poniendo de manifiesto una vez más que ambos partidos y la tránsfuga tienen un programa común Anti-Alcalá”. Miriam Burgos, portavoz del equipo de gobierno de Alcalá, ha asegurado que “la portavoz popular reivindica una bajada de sueldos que no está dispuesta a aplicarse a si misma”. 

El Partido Andalucista también ha pedido hoy al alcalde de la ciudad que “no juegue con la ciudadanía y cumpla las medidas aprobadas en el pleno municipal”. En esos términos se ha expresado la portavoz del PA en el Ayuntamiento alcalareño, Lola Aquino, tras explicar que “en los últimos meses vemos como el PSOE vuelve a traer propuestas que meses antes aprobamos el resto de los ediles, para que así parezca que buscan soluciones, ocultando que esas soluciones son las defendidas por todos los concejales, menos los del PSOE, con varios meses de antelación”.

Para Aquino “si el equipo de gobierno va a venir a la zaga de la oposición, que no dilate su ejecución, porque nos obligará a acudir a la justicia para pedir que se cumplan los acuerdos que democráticamente el pleno municipal ha aprobado”. La portavoz, del PA ha mostrado su pesar porque “los alcalareños tengan que seguir a la espera por la cerrazón del alcalde, que continua poniendo piedras en el camino”. 

www.SevillaActualidad.com

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad